Ir al contenido principal

ESPAÑA SE ROMPE EN EL METRO

“Menudo joputa. Pacta con terroristas y ahora tenemos que aguantarle cuatros años más. Pero si está claro que ETA ayudó a los moros en Atocha...”.

Hasta aquí puedo leer y hasta aquí llegó mi capacidad de escucha... Y mi paciencia. Esta joyita la escuché tal cual en el metro. Se lo decía un señor a otro mientras se le inflaba y enrojecía la carótida derecha. Es culpa mía, me dije, por no estar leyendo un libro o con un mp3 evitando registrar conversaciones exteriores. Bien es cierto que el tipo (al que no voy a describir porque caería en el tópico estético) hablaba en un tono alto, con ganas de compartir su discurso. Mi consuelo fue observar el entorno... Los gestos de los que estaban alrededor era: algunos se miraban entre sí con complicidad y mofa; otros ponías cara de asco; y otros como yo, alucinaban y miraban para otro lado con la lengua aprisionada entre los dientes. Ninguno, creo yo, aprobaba su delirio.

Es posible que hubiera diálogos más interesantes en aquel vagón, pero sólo me llegó ese. El caso, es que, por ese impulso morboso que nos lleva a mirar y escuchar lo que no nos gusta, regresé tras unos minutos a la conversación. Para colmo el metro se paraba en cada estación más tiempo del habitual. El tema, parecía por fuera, que había cambiado. En el fondo era más de lo mismo. Ahora hablaban de la hija de un amigo, quien al parecer se había puesto un piercing en la ceja. El señor de la primera frase la estaba poniendo de puta para arriba... Como suena. Y después de unos cuantos exabruptos calló. Su amigo, compañero o mártir por fin intervino. Parecía por el gesto que iba a ser más conciliador, pero nada más lejos de la realidad. Su sentencia fue: “Mira, mejor que se lo haya puesto en la ceja que en el coño... Menuda golfa sería”...

En fin. Perdonad por lo soez de la historia, pero necesitaba compartirlo y desahogarme de algún modo. ¡Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Borges creó un personaje que memorizaba todo. Creo que acababa loco. Un personaje que escuchara todo, no oiría nada. Moraleja: el olvido y la sordera tienen su virtud.
Yo por ejemplo nunca veo Telecinco.
tp

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa