Ir al contenido principal

CASILDA TIENE UN MP4

Si no es por Casimiro, ni me entero. Resulta que Casilda se ha comprado un Mp4 (o se lo ha regalado un pariente) y anda igual de estrafalaria, pero viendo vídeos todo el día mientras se patea el barrio. Salía de casa anoche a darme la vuelta nocturna habitual con mi perra cuando en pleno portal se me acercó Casimiro para avisarme. Ya nunca me mirará a los ojos, me susurró al oído. Y tú ya no podrás seguirla para ver con quién habla, añadió.

Me encogí de hombros y pensé el sentido de aquel galimatías que me estaba soltando. Desapareció por la calle y no le seguí. Mi perra tiraba para el lado contrario a su dirección. Cuando llegué a la altura de Cochabamba me crucé con Rosaura y sus cinco perros. Sí, cinco. Es una señora –no menos estrafalaria que Casilda- que en lugar de hablar sola lo hace con sus canes… y se dedica a recoger a todos los que se encuentra abandonados. ¡Venga, Óscar –le gritaba a uno de ellos; al más pequeño-, no ves que ese no es el camino! Los llevaba a todos con una misma correa que se dividía en cinco.

Me cambié de acera para evitar el encuentro… cuando ven a mi perra se ponen todos malísimos y no paran de ladrar. Sin correas ni dueños seguro que aquello se convertiría en una jauría perruna. Mi perra terminaría –con mucha suerte- como Spencer Tracy de Furia. Cuando estaba a unos 10 metros me gritó Rosaura también a mí: ¡ya verás la serie que se ha bajado Casilda! ¿Serie? ¿Bajado? ¿Rosaura me habla? Si no la conozco de nada. Aquello empezaba a teñirse de absurdo.

Lo mejor vino cuando al regresar, me encuentro en el portal a Casilda. Oye, me dice, tú que trabajas en internet, me puedes decir cómo puedo hacer un blog y compartir con los vecinos las series que veo en el Mp4? Es que tengo mucho que decir a través de mi selección. Quiero difundir mensajes por la red. Es mi destino. Me volví a encoger de hombros. No sabía qué decir. Y ya cuando iba a reaccionar aparece en escena Casimiro haciendo ‘fúting’ de lado, y de corrido dice: ¿Lo ves lo ves lo ves lo ves lo ves lo ves?

PD.: Cuando me desperté recordé que Casilda estaba viendo en su Mp4 una recopilación de los mejores vídeos de Benny Hill.

Comentarios

Silvia MV. ha dicho que…
Increible Casilda.
¿Como se encuentra Casimiro? debe estar algo desconsolado, dicen que los MP4 enganchan mucho.

Lo de hacer ‘fúting’ de lado es auténtico.
Imagino la escena.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016 Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente... ...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba.  El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enrai

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...