Ir al contenido principal

SIN TRANSPORTES NI SOPORTE

Mientras Nadal hacía historia, Pedrosa más de lo mismo y Bea cambiaba de cara, un camionero invitaba a otro a tomar conciencia del significado de la huelga de transportes. Mario, un vecino mío, anda pachucho del estómago estos días de meteorología difícil. Aliviado por haber hecho acopio de Almax Forte y Gaoil, pensó que la Ranitidina no faltaría en la farmacia del barrio. En el TD un japonés de 25 años dejaba huella tras apuñalar a unos cuantos viandantes. Mario se acercó a la farmacia y la dependienta, sintiéndolo mucho, le dijo que no tenían ni Ranitidina ni sucedáneos. La huelga de transportes era la causa... Me voy a la de Paco, se autosedó Mario, pensando que en la farmacia de su amigo conseguiría su protector de estómago.

Estaba a unos 500 metros, sólo tenía que caminar un poco. En un kiosco, de paso, leyó por encima que los transportistas franceses se solidarizaban con los españoles. Tampoco su amigo Paco tenía la medicina. En la de más allá tampoco ni en la otra del barrio vecino. Mario es algo hipocondríaco, lo que le hace añadir una dosis más de sufrimiento al dolor que pueda sufrir ya de base. No había Ranitidina por ningún lado. Decidió entonces que no comería más que lo justo y menos nocivo para su delicado estómago.

Cuando llegó a su casa, abrió su portátil y entró en una web que le servía medicamentos a domicilio. Se puso contentísimo y decidió contratar sus servicios… Eso sí, como no se fiaba mucho de la seguridad en los pagos por Internet, llamó antes a la empresa por teléfono. Ni se le había ocurrido, a pesar de haber recorrido las farmacias de la zona y la de más allá… Resulta que no podían traerle a casa la Ranitidina porque los trabajadores se habían puesto de huelga. Claudicó por fin, entró en Soitu.es y se puso a seguir el minuto a minuto de la huelga.

Comentarios

Eifonso Lagares ha dicho que…
Muy bueno el post, breve pero con mucho zumo.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
Bien Bloguero. Me gustan estos microsueños.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere  la curva peligrosa.