Ir al contenido principal

YO APOSTATO, TÚ DAS PORTABILIDAD

Mi amigo Coimbra me dice contento que ha apostatado. Al parecer no le pusieron ningún impedimento. No le preguntaron por los motivos de su decisión, ni tan siquiera le dieron la extrema opción… de recapacitar. Está muy orgulloso de su decisión, pues es un alivio salirse de una estadística a la que ha pertenecido durante 40 años sin previa consulta. Sus padres no viven ya, pero Coimbra sabe que en aquella época no había prácticamente alternativa y no tiene nada que reprocharles. Pero se siente auténtico y adulto por tomar una decisión que tampoco nos planteamos, creo yo, la mayoría de los mortales. Quizá si lo hiciéramos saldríamos pitando, como un torrente, del pantano de la Iglesia católica. De hecho, sé que alguno más se sale en breve…

Yo quería salirme de otra iglesia, pero me pedían la portabilidad. Y ésta la tenía que solicitar por mí, la Iglesia por la que iba a dejar la primera; llamémosla Iglesia2. Así lo hice y la Iglesia 2 se hizo cargo. A los pocos días, la Iglesia 1 me llamó para preguntarme los motivos de mi decisión. Quiero más razones para creer, les dije, y ellos (Iglesia 2) me las dan. Me dan por pocos euros un nuevo testamento con características 3G y muchas conexiones al universo virtual. Nosotros le damos ese mismo testamento más un descuento del 30% en sus próximas 9 facturas. No queremos perderlo como feligrés que es, apostilló esa voz del otro lado... y de la Iglesia 1. Trato hecho, confirmé, me quedo con los principios que me llevaron a su doctrina pionera.

Hoy, con mi nuevo terminal móvil, o celular, en la mano reflexiono sobre la Fe. Parece que también los feligreses podemos ser portadores de extremas opciones para el gran operador que nos da... línea.

Coimbra me ha conseguido un dato del que no disponía… Mañana nos pasamos por la sede que me dio bautismo.

Por cierto y posdata: La portabilidad es el proceso que te permite mantener tu número de teléfono actual cuando decides cambiarte de operador móvil. Este proceso tarda entre 5 y 30 días, aunque durante ese tiempo podrás seguir utilizando el servicio de tu operador. El cambio se realizará durante la noche (entre las 2:00 y las 6:00).


PD2.: Para saber cómo apostatar: http://www.apostasia.es/es/index.php

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Vuelve Daniel Seseña a asombrarnos con hallazgos como la "extrema opción" absolutamente genial. A resaltar la ironía y el buen tono con que trata tan "endiablado" asunto.
La portabilidad me ha sugerido a El Gatopardo y su famosa frase de que "hay que cambiar algo para que todo siga igual..." o algo así.
Sin embargo en el caso de la apostasía, quien la ejerce y no se apunta a otra religión queda a la intemperie y sometido a las fuerzas gravitacionales. Buhhh...
Firmado: Coimbra

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa