Ir al contenido principal

JULIO, LEGIONARO DE RISTO

Comía judías crudas y se bebía hasta el agua de los… camareros. Julio ya no figuraba en las portadas de las revistas musicales ni en los fanzines malasañeros. Lo único que quería era destruirse. Cuando una buena amiga, harta de su autodestrucción, le planteó ¿Por qué no te pegas un tiro en los huevos? Él pensó en el suicidio. Se le ocurrió comprar un ataúd, meterse en él y tragarse un bote entero de pastillas… Vamos, planificarlo todo para no ensuciar la escena y ponérselo fácil a quien se encontrara con el cuadro mortuorio. Pero enseguida lo descartó… por pereza fundamentalmente.

La noche del martes se puso a ver OT y recordó sus años de gloria sobre los escenarios festivaleros. Había sido un cantante muy famoso en los 90, en la época grunge. Ahora nadie le recordaba. El declive comenzó tras actuar en un concierto junto a otro “alternativo” llamado Macago en tus muelas. Parece que sus fans no entendieron esa asociación y le dieron de lado. Dos triunfitos interpretaron Smells Like Teen Spirit. Destrozaron tanto la canción de Nirvana que a Julio le pasó factura. Y más le dolió comprobar que aquellos niñatos ni siquiera conocían a Kurt Cobain… y mucho menos a Peral Jam o Faith No More. Esa noche tocó fondo.

El odio y el desprecio brotó con tanta fuerza que se puso de acuerdo con uno de los personajes que más detestaba de la tele: Risto Mejide. Y comprobar que compartía los comentarios que hacía el publicista más mediático del momento, le hundió más aún. Reconoció la derrota consigo mismo y con el mundo y decidió hacerse legionario de Risto.

Me cuentan que –completamente lúcido- intentó entrar en los estudios de OT con una camiseta con el lema: Soy legionario de Risto, que os den a todos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
LEGIONARIO DE RISTO!!!!! Bien!!! ¿y dónde está Julio ahora?
Habría que continuar siguiendo su trayectoria un tiempo mas ¿no te parece?
Saludos
Eva
Anónimo ha dicho que…
Pobre chaval,va de mal en peor,sobre todo porque se coje un clavo ardiendo,el cual,no sabe ni por donde va,pues se de buena tinta que ese "personaje",tambien va buscando su Nirvana...Un saludo.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e