Ir al contenido principal

LETRA HIGIÉNICA, IDEAS Y 65 HORAS

Kostas (un viejo amigo de Burgos) siempre lleva un boli Bic cristal negro en el bolsillo, pero nunca papel. Asegura que las mejores ideas siempre le asaltan en el wc; sólo en los que tienen intimidad (en su casa o en un lugar sin resquicios en lo alto y bajo de la puerta) y un rollo de papel higiénico en condiciones. Por ejemplo, su empresa (envío por catálogo de hebillas de cinturón) surgió tras una incómoda comida con su tía Bernarda. Al parecer no paró de pedirle explicaciones sobre su soltería perenne y su rechazo a procrear.

Kostas es un adicto al trabajo, al estudio, y al no compromiso, como tantos/as. Yo creo que cada uno elige el momento o no; pero los mundos propios se gestionan desde dentro, nunca desde otros planetas –salvo algunas excepciones, claro-.

Presume de haber aprobado la carrera de Ciencias del Mar en el váter. También puso una tienda, que al año traspasó, especializada en chinchetas de diseño. Tienes ocurrencias como el culo, le dije en su día. Bueno, pues la vendió por no sé cuánto. No era mucho, pero le metió más de un 70% a la inversión inicial, que fue mínima. Y todo se fraguó tras un desayuno con un ex compañero de trabajo, que no paró de hacerle saber lo mucho que le echaba de menos.

Un día escribió un manifiesto en el colhogar de turno, sobre la injusticia que el presidente de su comunidad de vecinos estaba cometiendo con ciertos recibos… Nadie se había percatado, pero Kostas -después de una cena copiosa con su primo Ramón, el poeta- redactó higiénicamente los detalles del desfalco. Lo pasó después a word e informó a los vecinos. Hoy, el presidente se ha ido a vivir fuera de Madrid.

Ahora, me cuenta que está indignado con “la campaña de los números”. ¿65 horas semanales? ¡Ni en pedo! –A veces, no sé por qué, le sale acento argentino-. Me ha llamado hace un rato desde su casa, dice que está muy constreñido, que no estreñido, y se va a tirar un buen rato en el baño… ¡Tiembla Europa!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.