Ir al contenido principal

CASIMIRO Y EL CARMÍN DE GRAY

Casimiro anda estos días un poco triste. Como cada Domingo, pasea por la acera de la derecha (Calle Imposible) a las 12 del mediodía. Volví a seguirle, pero a cierta distancia, porque como ya os conté me tiene cogida la medida. Lo cierto, es que hay algunas cosas que es mejor mirarlas de lejos. En esta ocasión Casimiro hablaba con su difunto amigo y compañero de trabajo Matías. Discutían sobre El retrato de Dorian Gray.

A Casimiro no le parecía bien que Matías hubiera hecho un pacto con el gran jefe por un eterno puesto de trabajo. Esa fidelidad fue la que le llevó a palmar de la manera más absurda. Como acataba todo lo que Don Carlos le mandaba, un día le pidió que fuera a recoger su coche al taller. No os creáis que era un flamante BMW, un Lexus o un Ferrari. No, conducía un Renault 18 del año 88. Don Carlos estaba forrado, pero se sentía bien ejerciendo de auténtico rata y no menos miserable. Cínico, salvaje en su trato con los demás, etc, etc. Cuando Matías estaba trayendo el “carro”, se vio asaltado por la curiosidad. Abrió la guantera y encontró una servilleta con algo apuntado. El texto decía algo así como “lánzate, grandullón…”, enmarcado en una huella de labios deformes y sobre un número de teléfono. Se distrajo ante su interpretación de los hechos soterrados, ante semejante tópico, patético y tan conocido cuadro. Cambio de carril y se mató en el accidente.

Casimiro no se pudo despedir de él y desde entonces habla solo… Nunca perdonó al jefe. Debió ocurrir por estas fechas. Lloraba desconsoladamente. Decidí acercarme y saludarle. Lo hice y me respondió: “Nunca hagas más de lo que debes”. Hasta ahí bien, después empezó a desvariar. Su mirada se centró en la nada y continuó hablando: “Matías, no leas más ese libro, te va a matar… Ser joven es un mal endémico… no te mires al espejo… no te mires al espejo… tápalos… rómpelo… Yo inventé la luz, yo soy el que soy… Don Carlos, que te den”.

Comentarios

Silvia MV. ha dicho que…
A mí, aveces me dan ganas de coger a Casimiro y pegarle una colleja.

Aveces se pone un tonto dentro de su peculariedad ¿no crees?
Dani Seseña ha dicho que…
Pobre Casimiro... Sí, tiene esa dualidad, por un lado le daría un abrazo y a veces dan ganas de pegarle un mamporro. Pero créeme, es inofensivo y lleva demasiado encima, tanto que lo saca a base de monólogos callejeros.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e