Ir al contenido principal

EL EFECTO... PETANCOSA

No importaba España, Casimiro pasa de fútbol y se centra en la partida de petanca del barrio. Es hincha de Eugenio, un estrafalario vecino de setenta y muchos que siempre lleva su boina roja carlista. A Casimiro no se le conoce ideología política, pero sí su afición por los deportes… locales. Cuando decide aparcar su esquizofrenia disfruta viendo cómo su héroe lanza la bola y golpea a las demás; cómo las vibraciones se transmiten de un objeto a otro; cómo todo tiene un sentido y como todo movimiento tiene una consecuencia.

Eugenio es consciente de que tiene un monoclub de fans. Y cuando juega bajo la tensa mirada de Casimiro, saca pecho y le dedica sus mejores lanzamientos. Constanza es la mujer de Eugenio. A ella le apasiona coleccionar, desde niña, cromos de todo tipo. Ahora está concentrada en completar el álbum que le regaló su hija sobre Dartacán y los Mosqueperros. No es fácil, es de los años 80… Pero sabe que en Ebay lo encuentra todo. De hecho… tiene cierta adicción al clic en esta web.

Constanza charla con Casimiro cuando los demás jugadores de petanca tiran sus bazas. Eugenio está atento a lo que hacen sus rivales; ignora la presencia de su mujer. El más hábil después de él se llama Rodolfo y es un ex combatiente del Ejército Republicano y se pica mucho con Monchi, el falangista empedernido y mal jugador. Constanza no soporta a ninguno y adora aprender de los silencios de Casimiro... De su soledad.

Cuando la partida está a punto de acabar, Casimiro –más tenso- le dice a Constanza que si gana su marido le regala el cromo que le falta. Cuando va a lanzar la bola, irrumpe en el parque un tipo desnudo con una pintada dividida por las nalgas: “José Antonio era Rojo”. “José Antonio”, en una, y “era un rojo” en la otra. Monchi –irritado- intenta correr tras de él, pero sus ochenta y pico le impide correr. Eugenio se ríe lanza y no da bola. Casimiro se enfada y le dice a Constanza que no le da el cromo, pero a cambio tira al suelo una estampita del Cristo de Medinaceli. Constanza, defraudada, le grita: ¡Eso no es, Casimiro, Eso no es!

Vuelve el corredor desnudo, a toda pastilla cruza el parque en carrera lateral tocándose el pito y mirando a Monchi. Y antes de desaparecer entre los árboles se despide con cántico futbolero: ¡Ni flechas ni pelayos, me las piro de soslayo!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Leo el 12 de 10 de 2008 este blog de 27 de 6 de 2008.
Apunta maneras

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa