Ir al contenido principal

Casimiro busca su lugar

Me estaba tomando un café con Casimiro. Bueno, no exactamente. Yo estaba en una mesa y él en mi cabeza. De hecho, lo tenía en mente porque con el primer terrón de azúcar caí en que llevaba más de una semana sin verle. Casilda sigue haciendo de las suyas, sin embargo. Ayer la vi paseando por la calle con un paraguas corroído, vamos que no tenía tela alguna, sólo las varillas retorcidas. Se acercó a un chico y le dijo: cuidado niño, que “Lorenzo” está fuerte este año, acércate que te protejo con mi parasol.

Decidí preguntar a “paquito” el kioskero. Éste está bien puesto en cuestión de vecindades. No hay portera/o que lo suplante. Es un verdadero periodista… En efecto el que más periódicos distribuye de la zona y más información hace llegar a la gente. No tanto en lo tocante a coleccionables. No tengo ni idea, me respondió. Pues eso sí que era extraño. Si Paquito no tenía información del paradero de Casimiro eso ya me preocupaba más.

Decidí darme un paseo por el barrio. Me pasé por la partida de petanca del lunes, por el bar de Perejil, la vieja librería y por todas las calles que pude… Pero nada, ni rastro de Casimiro. Cuando iba a meterme en el portal de mi casa, unos toques en el hombro me llamaron la atención. Me giré y ahí estaba. Muy sonriente y con un I-Phone en la mano me dijo: ¿Has visto? Me lo ha regalado Jacinto...

Y antes de que pudiera decirle nada se fue dando saltitos de un lado a otro con el aparato en la mano. Cantaba la canción del ColaCao y se perdía entre la gente y el sol mientras no podía evitar reírme por lo absurdo del encuentro, por el alivio de volver a verle y por su entrada en el mundo tecnológico. Casilda ha marcado estilo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.