Ir al contenido principal

LOS TOMATES DE VILLACALMANTE

Tiene 40 años y un huerto de tomates, por lo demás todo bien. Rodolfo no es misógino, ni gay, no se enorgullece de su heterosexualidad ni lo contrario, quiere estar sólo en su casa del campo. Un portátil por tv le acompaña en su salón. Una perra sin raza ni nombre apoya y consensúa con él sus excentricidades. Conjugan verbos juntos y se parten de risa con los devaneos de la política española.

Rodolfo tiene un solo amigo y una sola amiga: Eugenio y Eugenia, dos hermanos de 50 y pico residentes en Villacalmante de Forte. El resto de vecinos no tienen ninguna relación con él. Cuando Rodolfo dejó su empresa de bombines y utensilios para las puertas decidió que lo mejor era plantar tomates y disfrutar con la fauna de bichardos que puebla el campo de Forte (dicho así para los habituales rurales).

Ayer salió a dar un paseo después de escribir un post en su blog sobre la importancia de tener un perchero con muchos brazos en casa. Mirta, su perra sin denominación de origen pero con mucha casta, estaba terminando su primer libro. La caminata les llevó hasta el bosque de Parcote, un frondoso lugar lleno de matices e ideas. Cuando llegaron, Rodolfo y Mirta hablaron con Julián, el corzo responsable con dotes de oruga muy puesto en el tema 2.0. Entre los tres decidieron construir una piscina de millones de litros. La idea es flotar en una estructura urbanita dentro de conceptos naturales.

Continuará…

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un día me metí en este glob y pedí las señas de Casimiro. Hoy pido las de Rodolfo: quiero comprar su empresa de bombines; no los de cabeza, los de las puertas. Se conoce a más gente: Hay más puertas que cabezas.
Un admirador de este glob
Dani Seseña ha dicho que…
Es difícil conocer las señas de Casimiro, o las de Rodolfo... Cambian demasiado de rumbos. Sus sentidos son dobles y hasta triples. Pero te aseguro, "Anónimo" que les seguiré... siguiendo la pista.

Un saludo y gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e