Ir al contenido principal

CATÁRTICO BOMBÍN, PASA EL ECUADOR

Hola, buenos días, ¿estoy llamando a Cerrajerías Choni? Sí, dígame. Le cuento, es que el lunes de la semana que viene querría cambiar el bombín de mi puerta. ¿Tiene la llave dentro? ¿Perdón? Sí, que si la llave está puesta por dentro. Pues no, ¿no le estoy diciendo que quiero cambiarlo la semana que viene? Ya, es que no estoy seguro de entender que quiera cambiar de bombín… Es muy sencillo, ya lo hice, de hecho tengo el antiguo. ¿Y por qué no pone ahora el antiguo?...

Silencio de unos 3 segundos (más tres o cuatro frames)

¿Me va a cambiar el bobín? ¿Y por qué? ¿Perdón? Sí, que por qué quiere cambiarlo… Bueno, pues porque acabo de terminar una obra y mis llaves han pasado por demasiadas manos. Ya, mire usted, si no es por no cambiárselo… ¡clonk!

Candela colgó el teléfono estupefacta. No tenía a nadie al lado para compartir la absurdez de aquel “momento bombín”. Se recuperó y llamó a otro número, el correspondiente a Bombines CerrajeroSA. Hoy disfruta de un bombín nuevo y se ha recuperado de la reforma. Toda catarsis es buena cuando los treinta llegan a su ecuador. La llave gira bien y permite que la puerta abra paso a los cambios que vendrán.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
envie un profundo comentario y no ha sido publicado. Como he cambiado de ordeneta puede que sea mi culpa. Reincido a ver que pasa.
Anónimo ha dicho que…
Soy Casimiro, que nada, que he estado de reformas y necesito las señas esas de los bombines, que si me las puedes proporcionar. Que gracias.
Anónimo ha dicho que…
somos indigentes hemos conocido a pedro y a la isabel juntos y es una gran injusticia social lo que esta haciendo el pedro Cluster como le conoceis a Anis Estrellado
esto no es ninguna broma y lo queremos decir para que sepais las mentiras que esta diciendo pedro nos ha ofrecido habitaciones que no existen y a ella la han tenido que ingresar porque hace ver que no la conoce despues que se llevo articulos que escribio ella. si hablais con ella vereis que es verdad dicen que ahora se verguenza porque no quiere que se sepa que la idea del blog sin saber informatica fue de ella
Anónimo ha dicho que…
me sorprende que mencionesis lo del tema de pedro cluster, estoy algo al loro y es vergonzoso que este pobre indigente que ya no es un hombre haya maltratado asi a su coleguita por su adiccion a la coca

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...