Ir al contenido principal

DESCODIFICANDO MOTIVOS DE BAJA

Hola señorita, buenos días, llamo porque me gustaría darme de baja. ¿Le puedo preguntar por qué motivo? No. ¿Podemos hacer algo porque cambie de idea? No. ¿Lo ha pensado bien? Señorita, le ruego que me dé de baja, no veo la tele y menos sus canales. ¿Y no le interesaría el paquete familiar? No, señorita, por favor, proceda.

¿Me dice sus datos? Pero si acabo de hacerlo antes de hablar con usted; de hecho para hablar con usted, antes he tenido que ‘cantarlos’ uno a uno. Disculpe, es el procedimiento habitual, le paso con una sistema automático… ¡No, no, señorita, no cuelgue! Exponga usted el motivo de su baja. Sin palabras, atónito. Perdón, no le hemos oído, exponga usted el motivo de su llamada…

Uno a uno fui dictando a la máquina mis motivos y demás datos para darme de baja del canal de pago. Y cuando terminé… Buenos días, le atiende Guadalupe Ortega, qué desea. Disculpe señorita, acabo de hablar con una compañera suya para darme de baja y he pasado por dos llamadas automáticas para dar mis datos y proceder… Lo siento, habrá algún fallo en el sistema.

Quince minutos después y dos aportaciones más de datos, vuelve Guadalupe. Por fin la misma operadora. Bien, tiene que enviarnos un fax exponiendo los motivos y los datos de abonado. ¿Y no puede ser un mail? No, lo siento. ¿Y para qué he tenido que dar mis datos a una máquina? Lo siento, es el procedimiento habitual. Vale. Unos técnicos irán a retirar el descodificador; son 30 euros. ¿Perdón? 30 euros. Pero qué me dice… Si quiere puede llevarlo usted a una oficina oficial…

¿Delirante, no? ¿Familiar, verdad? Seguro que más de uno habéis pasado por algo así. Es lo que hay. ¿Cómo será la vida de un operador telefónico? ¿Cómo dormirá el impulsor de este tipo de procesos? ¿Quiénes somos, de dónde venimos, hacia dónde nos codificamos?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Leí un libro que se llamaba la némesis médica o algo así,explicaba como poco a poco y sin darnos cuentavamos delegando en otros la capacidad de sanarnos, acabamos convertidos en unos inútiles en lo que a cuidar de nuestra salud se refiere, nos volvemos dependientes por completo de unos "supuestos expertos" que son los que sí saben, y esa es la venganza, nosotros somos ignorantes , ellos nuestros amos.
Ese caso que cuentas me parece semejante, pero la pegunta que me hice cuando leí aquel libro, vuelve ahora ¿de qué se vengan?¿por qué quieren venganza?
Dani Seseña ha dicho que…
Buenas preguntas... sin duda dan para una segunda entrega del post. Seguramente podría generarse un debate a miles de bandas a lo largo y ancho de la red en torno a las cuestiones que planteas.

No sé de qué se querrán vengar, ni por qué quieren vengarse, pero me hago una idea. Podría ser que a raíz de un complejo-trauma arraigado (con el origen muy lejos de lo perceptible) en estos "supuestos expertos" lo hayan sublimado hasta el punto de atacar a todo ser viviente por el hecho de serlo, pues ellos hace mucho que murieron (por no aprender adecuadamente a vivir) en vida. Normalmente se esconden bajo la apariencia de alguien altruísta, buena gente, que no rompen un plato y parecen estar pendientes de todo el mundo; hacen regalos generosos, sonríen sin cesar... pero sólo es un reflejo de eso que tienen dentro; de eso que les hace necesitar ser aceptados y queridos (compulsivamente) por vecinos y amigos. El lado perverso que ya ni controlan provoca el surgir de la venganza. No sé, es lo que se me ha ocurrido así, a priori.
Anónimo ha dicho que…
Parece una buena y posible explicación, desde luego esos personajes que has imaginado, son potencialmente sedientos de venganza. Ahora tengo que encontrar el libro que mencioné porque yo no los imagino así. También me sigue intrigando,aunque he reunido muchas posibles explicaciones, porqué somos tan "caguetas" que delegamos en cualquiera, cosas que perfectamente podemos hacer nosotros

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e