Ir al contenido principal

SASTRE, HUMILDAD DE UN CURRANTE

Algún sabiondo comentó alguna vez que para lograr algo importante, para estar “arriba” entre los números uno; para ganar torneos y ser un fuera de serie es imprescindible tener una actitud soberbia y comportarse con altanería ante los demás (incluidos ‘rivales’ y rivales a la fuerza). Aunque sea con el deporte como ejemplo, la victoria de Carlos Sastre se rompe semejante estupidez. Aunque ya se había roto con Pau Gasol, Rafa Nadal ("Soy feliz como número 2"), Miguel Indurain , Alberto Contador o Roger Federer, entre algunos más. Ejemplos de humildad y sencillez.

Sastre ha sido un luchador toda su vida, un gregario, un escalador con mayúsculas. Un tipo, en definitiva, que se lo ha currado cada día. Y la prensa internacional... rendida ante sus pedaleos. Es cierto que muchos “curritos” se dejan la piel como él y jamás asomarán la nariz a un podio ni a nada parecido. Pero para eso están algunos “portavoces” como ejemplo de un grupo humilde de gente que merece la pena. Entiendo que la soberbia no es más que un síntoma de un complejo arraigado, de una necesidad compulsiva de mostrar al mundo su existencia. Y tan poco hay que culparlos de nada, seguramente nadie les hizo puto caso cuando uno requiere una mínima atención. O por el contrario, han sufrido el machaque de unos progenitores o tutores que los han lavado el cerebro a costa de: “tienes que ser el mejor o no serás nada”… Quién sabe.

Lo peor es la gente llana que va de buena por la vida (y/o las víctimas perennes), no les ves venir y son nada más que seres retorcidos. Y cuando están a la distancia que consideran de seguridad, zas te lanzan un dardo con más veneno concentrado que el de una viuda negra. Y cuando suben el escalafón te miran, ya no por debajo del hombro, peor por encima de su ombligo. Cuando somos pequeños es fácil identificarnos los unos a los otros, ahí no hay tapaderas. En clase el que levanta la mano primero y grita con ansiedad “yo, yo, yo, yo lo sé”, con los años se esconde, sublima dicha ansiedad y acude al “profe” por detrás y ya no sólo para mostrar lo que sabe, sino para convencerle de que los demás son unos mediocres peligrosos.

Carlos, gracias. Gracias por trabajar siempre mirando hacia adelante. Tu humildad es una lección, tu triunfo un ejemplo a seguir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e