Ir al contenido principal

ORÍGENES SKA, BEAT Y OTROS PALOS

Hoy me ha dado por la nostalgia y por hacer una selección de temas y vídeos que no escuchaba ni veía desde hacía años. Claro gracias a este invento llamado blogosfera quedará, la selección, inmortalizada y podré compartirla con quien quiera asomarse a mi popurrí musical. En una cinta betamax tenía con 12 años (realmente era de mi hermano, dos años mayor) compilados los videoclips y actuaciones que iban emitiendo en La2, en programas como Tocata o La Edad de Oro.

En esa cinta había de todo, como os podréis imaginar. Pero me he acordado, no sé por qué, de una canción que después me ha llevado a las demás que ahora os iré pasando bajo estas líneas. Me refiero a Roberto Jacketti & The Scooters interpretando al más puro estilo ochentero I save the day (1984). Será por el ritmillo ska, que Madness vuelven una y otra vez a la palestra. En estos términos, era inevitable revivir otros estilos, como el de Specials y su Gangsta (1979); imprescindible para la “youtubeteca”.

Obviamente hay más nombres en este recorrido, pero como no se trata de completar ninguna lista, ni tampoco de profundizar mucho (allá cada uno que se mueva por donde cada tema le lleve) voy directamente a otro clásico: BADMANNERS y su himno Inner London Violence (Dance Craze, 1981). Esta actuación en concreto no tiene desperdicio.

Y aunque no profundice, tampoco quiero olvidar los orígenes, el referente, el padre del ska beat”: Toots Hibbert y sus incondicionales Maytals. ¡¡Qué grandes!! En este enlace os paso una canción de obligada escucha para entender dónde surgió la movida del Dance Craze: Sweet & Dandy. Pertenece a la secuencia de The Harder They Come (1972, Perry Henzell) en el que aparecen grabando en un estudio los Toots al completo. La película es histórica por muchos motivos, entre ellos, porque muestra a dos figuras claves: el protagonista Jimmy Cliff (el auténtico maestro del reggae) y al mismo Mr. Hibbert.

Y para terminar, un salto a otro origen… el Mod. Ahí va el enlace a Quadrophenia (versión en Español) y a otro de los temas más significativos de aquella época: The Who - Won't Get Fooled Again (2007).

Y si queréis tener todas estas joyas en cedé o en vinilo para alimentar vuestra colección particular en Up Beat discos tenéis todos los discos, ropa y otros artículos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola,me gusta el ska,como a ti,soy de Elda,como Pedro,el que escribio uno de los libros que has leido,¿sabes a cual me refiero,no? vi a los Madness en directo hace tres años,despues de estar oyendolos 25 y creo que fue el mejor concierto de mi vida.Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
Recapacito ahora en frio,no fue el mejor,pero sí uno de los mejores,pues hice realidad un sueño.
Lo pasé genial....despues de 25 años...no era para menos.
Un saludo.
Capi
Anónimo ha dicho que…
I love it! Very creative!That's actually really cool.
謝謝你的文章分享,請你有空到我

參觀,Thanks

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e