Ir al contenido principal

EFÍMERAS SENSACIONES

Ha pasado ya un día y unas horas desde la victoria de España en la Eurocopa… Y aún no paro de preguntarme qué hay dentro de nosotros para sentir ese subidón que explota después de que una bota mande una bola a las redes. Bueno, en mi caso, reconocida la vena futbolera, puedo decir que vale la pena disfrutar de un acontecimiento así sólo por el hecho de ver a tantas miles de personas de acuerdo en algo por un instante. Incluso los enemigos más enemistados, por un momento, se abrazan para celebrar un gol.

¿Que es una farsa, que es una fantasía, que no es real…? Seguramente, pero merece la pena disfrutarlo, creo yo. Y sin comerse mucho la cabeza. Es como las pelis de Albadalejo. Un maestro en reunir a personajes dispares (e incluso antagónicos) en una circunstancia cualquiera. ¿Os acordáis de La primera noche de nuestra vida o ¿El cielo abierto? Pues eso es lo que pasa ante un partido como el del domingo, ante los golpes de inteligencia de Nadal y todos los deportistas forrados que nos dan una alegría colectiva e insustancial… pero llena de adrenalina; susceptible de tapar (por un ratito) algunas de las frustraciones o miserias que rodean nuestra vida real.

Desde que el Atleti ganó en la final de la Copa del Rey al Real Madrid, con goles de Futre y Schuster; o desde el “doblete”, no disfrutaba tanto con semejante catarata de emociones. El primer ejemplo: lo confieso, vi el partido desde el fondo norte con el Frente Atlético. Estuvimos congregados en los aledaños del Bernabeu desde las 15h hasta que empezó el partido (21h). Tenía 20 años. Lo siguiente que recuerdo es que tras marcar Futre y caerme encima la avalancha ultra rojiblanca me sorprendí a mi mismo festejando el gol con un skinhead de dos metros (tatuado de swásticas hasta el cuello y otras joyitas). Seguramente a este sujeto le daba igual en ese momento que yo fuera ideológicamente opuesto a él; evidentemente a mí también. Todos éramos una piña de acuerdo en un mismo foco de felicidad.

Es una pena que no haya más motivos que acerquen posiciones tan antagónicas en más momentos. Mientras tanto... a disfrutar con lo efímero, que son dos días.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e