Ir al contenido principal

DE PUÑO Y LETRA, QUÉ MEMORIA

Pasada la resaca de los 99, 100 y 101 programas os traslado una reflexión absurda sobre estos tiempos modernos. Más bien es una anécdota que me ocurrió en un momento más absurdo todavía… Estaba atendiendo más o menos dos llamadas al mismo tiempo. Al terminar la primera, la segunda me obligó a tomar nota de un número de teléfono y una dirección.

El marco era la redacción del programa. Ordenadores, carpetas, periódicos, botellas de agua, alguna planta a punto de palmar, cajas sueltas, magnetos, una lámpara estropeada, folios, sobres, un bote de pegamento seco, más periódicos, cintas de vídeo, post it por un tubo, pero… ¡Ningún bolígrafo al alcance! Y en mi bolsillo: tres pen drives de uno y dos gigas, pero insisto ¡ni un bolígrafo!

Al final, memoricé el número, se me olvidó, fui a por un boli, se lo pedí a los compañeros de Informe Semanal (que por cierto no encontraron uno a la primera sino a la tercera), volví a llamar, apunté el número desmemoriado y fin de la película. ¿Una chorrada? Puede, pero me duele la mano cuando escribo a mano más de dos frases seguidas. Y creo que no soy el único.

¡Salud!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.