Ir al contenido principal

RE…POLLOS DE TURNO

No hay cosa más absurda y delirante que entrar en una conversación con supuestos expertos en el tema del que se habla. Y ridículo porque el sabiondo de turno suele carecer de sentido del humor y corregir con firmeza las cosas más obvias dichas por los que no son expertos en la materia. Pongamos por ejemplo una conversación sobre pollos. Uno lleva consumiendo alitas, pechugas y muslos toda la vida, pero tiene que venir el sexador de pollos para hablarnos de la idoneidad de una estructura, de un origen, de la vida y obra del ave… sin que nadie se lo haya pedido.

A mí me gusta el pollo de siempre, es más, cuando puedo, lo compro de corral. ¡Toma ya! Adoro el vino (y entiendo algo) y desde muy pequeño he visto mucho cine (ruso, francés, independiente, dependiente, lento, comercial, porno, de series b, z… doméstico, sin sentido, mudo, estridente, absurdo, documental…). Lo mismo con la música, libros y con muchas más cosas buenas y esenciales de la vida… Pero creo que nunca he ido aplicando gratuitamente (salvo petición expresa) los pocos o muchos conocimientos que pueda tener de algo. No digo que no haya que hacerlo así por que sí. Que cada uno obre como le dé la real gana, pero que luego no extrañen los cortes desagradables o mofas que puedan surgir espontáneamente.

El otro día hablábamos cerca del metro, un grupeto sobre periódicos, prensa y el periodismo en general. Sin profundizar –como suele ocurrir en conversaciones rápidas de “aquí te pillo y aquí te mato”- íbamos tocando temas sin escucharnos los unos a los otros –como también suele ser habitual-. Se me ocurrió en un momento dado soltar una gracia muy muy tonta. Consistía en exagerar mi admiración por la noticia de un periódico por su originalidad, y que obviamente no lo era (muy obviamente); por el contrario, era una noticia podrida. Se refería a la típica información de advertencias y consejos veraniegos. Y no tardó el listillo/a de turno en corregirme: ¡pero si es la típica noticia de verano! Por dentro me partía de risa al constatar la necesidad de esa persona de corregirme… mi respuesta fue un contundente “no jodas”. Me debí hacer el tonto demasiado bien, porque este sujeto/tipa siguió erre que erre, confirmando lo tópico de la noticia que yo había destacado.

En fin: Comparto el “cebollón“ y espero identificaciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.