Ir al contenido principal

RE…POLLOS DE TURNO

No hay cosa más absurda y delirante que entrar en una conversación con supuestos expertos en el tema del que se habla. Y ridículo porque el sabiondo de turno suele carecer de sentido del humor y corregir con firmeza las cosas más obvias dichas por los que no son expertos en la materia. Pongamos por ejemplo una conversación sobre pollos. Uno lleva consumiendo alitas, pechugas y muslos toda la vida, pero tiene que venir el sexador de pollos para hablarnos de la idoneidad de una estructura, de un origen, de la vida y obra del ave… sin que nadie se lo haya pedido.

A mí me gusta el pollo de siempre, es más, cuando puedo, lo compro de corral. ¡Toma ya! Adoro el vino (y entiendo algo) y desde muy pequeño he visto mucho cine (ruso, francés, independiente, dependiente, lento, comercial, porno, de series b, z… doméstico, sin sentido, mudo, estridente, absurdo, documental…). Lo mismo con la música, libros y con muchas más cosas buenas y esenciales de la vida… Pero creo que nunca he ido aplicando gratuitamente (salvo petición expresa) los pocos o muchos conocimientos que pueda tener de algo. No digo que no haya que hacerlo así por que sí. Que cada uno obre como le dé la real gana, pero que luego no extrañen los cortes desagradables o mofas que puedan surgir espontáneamente.

El otro día hablábamos cerca del metro, un grupeto sobre periódicos, prensa y el periodismo en general. Sin profundizar –como suele ocurrir en conversaciones rápidas de “aquí te pillo y aquí te mato”- íbamos tocando temas sin escucharnos los unos a los otros –como también suele ser habitual-. Se me ocurrió en un momento dado soltar una gracia muy muy tonta. Consistía en exagerar mi admiración por la noticia de un periódico por su originalidad, y que obviamente no lo era (muy obviamente); por el contrario, era una noticia podrida. Se refería a la típica información de advertencias y consejos veraniegos. Y no tardó el listillo/a de turno en corregirme: ¡pero si es la típica noticia de verano! Por dentro me partía de risa al constatar la necesidad de esa persona de corregirme… mi respuesta fue un contundente “no jodas”. Me debí hacer el tonto demasiado bien, porque este sujeto/tipa siguió erre que erre, confirmando lo tópico de la noticia que yo había destacado.

En fin: Comparto el “cebollón“ y espero identificaciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e