Ir al contenido principal

ARBOTANTE Y LA REENCARNACIÓN VEGETAL

María F. Cicatero compró un abono transportes y lo sembró en el jardín del vecino Parruelo McAnno. Con las primeras insinuaciones primaverales ha brotado en pleno centro del vergel urbano un arbotante con forma de sauce llorón... Es fuerte y robusto de nacimiento ,así como de raíz y parece capaz de sostener hasta la máxima expresión de la estupidez. Muy propia de Parruelo.

Como McAnno no se entera de nada, ni se ha fijado en el espectacular monumento que ha crecido intencionadamente en el exterior de su casa. Pero F. Cicatero lo admira cada mañana y piensa: ¡Pedazo cabrón! Tiene suerte hasta con mis despropósitos... ¡Está sembrao'! Vuelve al metro, su lugar, esa estancia subterránea en la que vierte y reparte disgustos y penas. Está triste, ¡es triste! pero desconoce la causa. Escribe y piensa, piensa y escribe... sus billetes de metro, los que no ha sembrado están llenos de letras e ideas... de historias que no cuentan nada, pero lo cuentan todo sobre ella.

Apunta todo sin orden, sólo plasma y abandona. Un día notó un pellizco en el culo y descubrió a uno de sus billetes caducos tratando de recordarle a la fuerza que su historia permanece inconclusa... Se enterneció con él, pero esa vena cruel que arrastra paralela a la tristeza, la llevó a romperlo por la mitad. Ahí quedó. Ese día terminó comprando su primer abono mensual... y algo de orden germinó en ella ese día, pero no cuajó.

Un anónimo me dice que mañana, María ha quedado con el arbotante. Tiene mucho que aclarar con ella. Se lo hizo saber a través de una paloma mensajera coja y confundida del ala que robó a McAnno. Por lo visto, hay un tema de rupturas crueles y encarnaciones estructurales de por medio. Una historia ha de concluír y el metro sigue su curso.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿McAnno?JAJAJAJAJAJAJA. El tema parece serio y lo meditaré, pero antes se me tiene que pasar esta risa floja que me ha entrado con semejante nombre al que ya le he puesto cara. JAJAJAJA.

La anónima risueña.
Juana ha dicho que…
El metro siempre sigue su curso, últimamente a "medio gas" porque lo ha abducido una madrastra peligrosa. Estaremos pendientes.
Anónimo ha dicho que…
Mi amigo Migui plasma y abandona también, como el triste Cicatero, pero aún no ha tenido la suerte de que un billete de metro le reclame el final de su historia o un bosque de arbotantes.

Firmado: Elgeveinte
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Estupendo. Sin más. Para darle vueltas a la Interesante vida de la Sra o srta Cicatero

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos