Ir al contenido principal

MALA INFANCIA, CAÍDOS EN CAYO PALOMA

Anoche pinchó Telecinco y cayó en Cayo Paloma. Mi amigo Túnez Mandril es un superviviente. Es un superviviente porque vivió una infancia de pesadilla antes y después de Navidad. Durante y después de cada uno de sus primeros 17 largos y cálidos veranos. Todo ocurrió en una verdadera casa de los horrores. Su madre le obligaba a beber Coca-cola “sin desnatar” en las comidas, su padre se lo llevaba al baño después, para que le hiciera compañía, mientras él hacía de vientre. Túnez después hacía de... buen hijo cagado y tragaba con todo. Anoche pinchó en Telecinco y cayó en Cayo Paloma.

Cumplidos los 18 se largó a Mauritania, donde conoció a Razabella Fraguada. Ambos coincidieron en un campo de trabajo. Curiosamente ella había sido maltratada por los excesos de sus padres adoptivos. Excesos como restringir todo conato de emancipación desde sus primeros días. Y hasta aquí puedo leer. Ellos veían la tele sin más, cenaban, comían y desayunaban frente al televisor. Razabella siempre con ellos. Se acurrucaba entre sus colosales tripas y pensaba en lo blanda que era su vida. Pero conoció a un profesor que la animó a leer y salir del sofá cama. Con 17 se escapó y llegó a Nuakchott (capital de Mauritania). Se enamoraron con la primera mirada. Después también.

Hace unos años que se separaron por problemas estomacales adversos. Es una metáfora, o algo similar. Dejaron de aguantarse y menos tolerarse cuando ambos empezaron a sufrir unas pautas de comportamiento extrañas. Cruzaron sus traumas, digamos. Ella empezó a sentir necesidad de ir siempre acompañada al baño y él sufría ansiedad cuando apartaba la mirada de la tele.

Anoche ambos pincharon Telecinco y cayeron en Cayo Paloma. Algo vieron que les provocó una necesidad imparable de llamarse. Hablaron toda la noche, mandaron mensajes para votar por Matías (ese concursante argentino que ya pasó por Gran Hermano), se bajaron politonos y juegos; zapearon a la vez... mientras no dejaban de charlar. Cuando acabó el reality quedaron para tomarse un Caramel maquiato y se fundieron en un abrazo. Él es informático sin ánimo de lucro y ella es traductora de sí misma. Lo que el reality ha unido que no lo separe un superviviente más.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Me ha recordado esto a mi misma, mi "amantísimo" es informático y a mi no hay quien me entienda ...... no se yo ....

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e