Ir al contenido principal

EL ESTORNUDO PROVOCADO

Dio tres pasos hacia adelante, tres hacia atrás, uno a la derecha, estornudó dos veces y se contestó a sí mismo. La respuesta no le gustó del todo, pero al menos salió de Dudas, ese puto y oscuro país que le ha mantenido atrapado durante demasiado tiempo. La respuesta no ha sido fruto de la casualidad sino de un arduo trabajo de poner en cuestión hasta la última de sus afirmaciones más intocables.

Abuén Puerto está profundamente triste, pero aliviado; frustrado sin angustia; dolido sin hematoma que valga; decaído con cabeza alzada y erguido como el junto que se dobla pero siempre sigue en pie; como el niño que descubre que… “son los padres”; como el hijo que un día, por fin deja de serlo para convertirse en padre. Puerto acaba de dar esquinazo para siempre a Puertito Pa’siempre, así le llamaban cuando eran un chaval.

Él mismo me lo ha contado. Mandó un mail, anónimo en un principio, con nombre y apellido al final. Leyó el caso de Martínez y quiso que contara hoy su ‘pequeño’ bofetón, similar al de Martínez. Me pide, eso sí, que si escribe un tal Níscalo Horizontal para ponerse en contacto con él, le dé esquinazo como Totó a los fantasmas de Giancaldo*.



*Totó (Marco Leonardi) es el protagonista de Cinema Paradiso (Giuseppe Tornatore, 1989). Cuando por fin decide abandonar Giancaldo, su pueblo natal, Alfredo (Philippe Noiret) apretando el puño le despide en la estación mientras le susurra al oído: "No te dejes engañar por la nostalgia. Olvida todo. Si no resistes, no quiero que vengas a buscarme...”. Sin duda, una de las mejores secuencias sobre la AMISTAD vistas en el cine.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Resistiré, ¡resistiré! es una canción que me suena ....
Anónimo ha dicho que…
post tras post, y hoy me doy cuenta de algo que tienen siempre en común ... qué bien (d)escribes los recovecos y aristas de las emociones.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Me vuelve a pasar lo que a temporadas, te leo y no se que decir, pero sigues pareciéndome un Maestro, y tu capacidad de crear moralejas a diario o casi, increible.
Anónimo ha dicho que…
La poesía brota de este blog. La poesía es algo grande. De "Puertito Pa'siempre" a "Abuén Puerto" hay un recorrido. Saberlo y expresarlo es un poema.
Fdo.: "Hasidoelgordo"

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…