Ir al contenido principal

CURIOSO ES PLURAL, SU CÍRCULO: VICIOSO

Hernández Curioso últimamente camina en círculos y se da de bruces con todo lo que pilla. Por ejemplo, ayer se partió la cara con el Tercero del Plural, ese gran desconocido del barrio que no hace más que dar por saco (por decirlo suavemente) a todo Cristo… Y por cierto, se lleva especialmente mal con el Subjuntivo de la comunidad Singular. Pero Curioso no quiere parar; ésa, dice, es la clave… No parar.

Que por qué camina en círculos. Porque hace dos semanas sufrió un dolor de cabeza que se manifestó en el dedo gordo del pie derecho. Trató de paliarlo con diálogo, pero hay molestias que ni por esas, así que optó por aplicar la mano dura; que en su caso es la izquierda. Y con toda la palma agarró al gordo y lo retorció con ganas. Se le pasó el dolor de cabeza de cuajo, pero desde ese día arrastra una cojera encubierta que le impide caminar en línea recta.

Lo de darse (también de hostias) con todo lo que encuentra a su paso es sólo un efecto colateral. Ahora mismo, paradójicamente, puedo ver a Curioso tratando de conciliar el sentido común con el Tercero del Plural en la Taberna de Paquita. Ambos conjugan con amplitud de miras y de momento parece que están llegando a buen puerto. Lo que decía Hernández, donde no llegue la palabra, tiremos pa’lante con de la mano del predicado.

Salud!

-----

*La imagen no tiene nada que ver con el tema de hoy, pero mientras hacía la foto al suelo, a ese enchufe metafórico en plena acera de Chamartín, se me ocurrió pensar en lo Curioso que es el tic que sufre Hernández mi vecino, el del Indicativo A Derecha...

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo creo que Hernández Curioso debería de tener cuidado; porque si bien a veces a base de dar vueltas se llega a dónde se quiere, otras veces de tanto dar vueltas, no se va ningún sitio.
Anónimo ha dicho que…
Todo tiene su punto. Después de dar un par de vueltas ya sabrá qué será lo siguiente con lo que va a chocar, y si no consigue esquivarlo siempre tendrá otra oportunidad cuando vuelva a pasar por allí. Así hasta que otro dolor de cabeza le marque un nuevo camino (más o menos vicioso).

isabel
copifate ha dicho que…
Este superbloguero es más rápido que Zapatero cambiando ministros. No se si llegará este comentario a buen término porque ya está publicado el siguiente post (¿se dice así?)
Quería decir que esa foto del enchufe, algo tan nuestro, es inquietante y está pidiendo una investigación, un seguimiento. No digo más.
Por cierto hace poco, de unos dibujos aquí publicados no se decía su procedencia, a lo mejor porque era evidente, pero por si acaso lo advierto: se trataba de un sombrero y un elefante.
Dani Seseña ha dicho que…
Tienes toda la razón, Copifate, el elefante en serpiente o sombrero ya tiene procedencia. Gracias y gracias a Isabel y Cyber por razones obvias.

Salud!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e