Ir al contenido principal

EUGENIO DISCURRE SIN NORMALIDAD

Eugenio Bulto padece claustrofobia, pero no lo sabe. Sospecha de los demás, nunca de él. Si baja o sube a bordo de un ascensor de 2 ó 4 metros cuadrados tiende a pensar que su angustia procede de sus compañeros de habitáculo; piensa que le envían malas vibraciones o mensajes envenenados a través del aire mermado. Porque de lo contrario no se explica los mareos ni los delirios, ni mucho menos los sudores fríos. Algo así creí entender en la entrevista que he mantenido con él para MISTERVÉRTIGO.

Además de no poder (sin ser consciente, insisto) con los sitios cerrados sufre el llamado “mal del tuno, castigo para todos”. Una pauta de comportamiento que consiste en tatarear casi constantemente el Clavelitos y otros clásicos; hacerlo en cualquier espacio y hora del día de manera indiscriminada; y después negar que lo hace si alguien le llama la atención.

Realicé la entrevista al aire libre. En concreto en el Jardín Botánico de Madrid. Lo elegí yo, por motivos obvios. Eugenio se puso en contacto conmigo porque quería dar a conocer su historia; su versión. Sobre este asunto volveré, no sé si transcribiré la entrevista entera, pero lo retomaré de algún modo.

Resulta que tras años vaciándose de culpas y traumas sobre los demás (amigos, compañeros, parientes, novias… estanqueros, serenos y cerrajeros), Eugenio empezó a notar cierta animadversión hacia él, evidentemente sin entender el motivo; por tanto era incapaz de solucionar nada. Un día, finalmente, “los otros” tomaron una decidieron: ‘escurrir al Bulto’. ¿Qué pasó entonces? Que salió tanto líquido indefinido que caló a todo Cristo. Hoy, con menos culpa que nunca, pero sí más dolor sobre sus espaldas por desconocimiento propio… empieza a preguntarse si habrá hecho algo mal… ¡Escurrío "el bulto", se acabó la rabia! Proclama un tal Flauto Nosoy ¡Misión conseguida! Le secunda Gurgué Demasiado.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
a mi también me han detectado 2 ó 3problemas de personalidad. Dos son culpa de los padres, como siempre, que es que te cargan con unas cosas... el otro es culpa de todos los demás.
Anónimo ha dicho que…
Te tengo que presentar a mis amigos Gal y Matías que en cierta ocasión les salió un bulto y no tenían ni idea de escurrirlo. Ahora están a ver si les sale un curro.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo estoy de acuerdo con Eugenio, la culpa es de otro, seguro. Mientras pueda ser de otro no hay problema. ¿no?

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e