Ir al contenido principal

CANALLADAS DEL SILENCIO

Por Fabio Carabeo
Iba a cruzar la calle cuando me di cuenta de que a mi izquierda, algo más adelantada, estaba la versión de “Baby Jane” Hudson en Rojo Caperucita. La podéis ver en la foto. Sola, completamente sola hablaba; exclamaba y ponía el grito en el cielo a golpe de exabruptos. ¡Así no es, así no es… Me has dejado tirada, hijo de puta! ¡Me lo robaste todo, me dejaste en la calle, me dejaste en la calle, me lo robaste todo! ¡Yo te lo di todo, yo te lo di todo! ¡Me dejaste tirada en la calle! Eres un canalla.

Lógicamente me acordé de Casimiro. Esa difunta e imprescindible figura del barrio. Un tipo cuya cordura un día dijo basta y le abandonó a su suerte. Hablaba solo… sólo hablaba. Dejó de escuchar. Lo que me recuerda también, por cierto, que hace más de cinco meses que no sé nada de Marcelo, su hijo… y me dejó a medias con la historia de las cartas de Kandisky.

Caperucita Baby Jane se perdió por el horizonte de Príncipe de Vergara (Madrid) y yo me metí de lleno en mis cosas. Ahora me doy cuenta de que llevo tres meses metido en mis cosas. Mucho. No sé si ya he salido, pero al menos he logrado sacar la nariz. Lo sé porque me está llegando un interesante aroma a madera y grosella… Es tempranillo aún, pero ya puedo visualizar la cena del próximo viernes.

CON CARIÑO: Este post está dedicado a Porlo Bajini y a todo aquel que necesita apartar al/la de delante para ponerse él/ella y no precisamente para protegerle/la del golpe; a todo aquel/lla que dice ser progre y al mismo tiempo es capaz de encerrar en segunda fila a otro/a conductor/a sin pudor; a todos aquellos que se preocupan por los demás ante los demás y los escupen de puertas para dentro.

Salud mental!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Lo de hablar solo....parece necesario. Al final todos encontraron a alguien que escuchara, aunque fuera de refilón o a hurtadillas.

isabel

P.D: genial estos post 4 en 1, sobre todo para los lectores recientes.
Anónimo ha dicho que…
Llama la atención el juego de géneros que se trae Daniel en el último párrafo. Preocupa que desde la coña se acabe pasando a la realidad y se imponga un uso abusivo de esa chorrada. Los vascos y las vascas, es un buen ejemplo.
Firmado/a: avestruz
Anónimo ha dicho que…
Releyendo el comentario anterior se diría que es una crítica a Daniel Seseña o una advertencia. Nada más lejos de mi intención. Lo que ha provocado en mí más bien es una reflexión, como todo lo que escribe en sus centrados desvaríos, sobre a donde nos podría llevar esta necesidad actual de que el lenguaje sea claro cuando se refiere a un colectivo formado por hombres y mujeres. Ya no vale El Hombre, El Ciudadano, Los Trabajadores, Los obreros, Los escritores. Hay que buscar sustitutivos como, La humanidad, La ciudadanía, la clase trabajadora, la clase obrera, o la autoría literaria, curiosamente todos femeninos. Todos antes que el odiado o/a o los vascos y las vascas del chorra de Ibarreche.
Fdo.: Ave Struz.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e