Ir al contenido principal

LA DISTANCIA DE UN GUISANTE MIOPE

Guisante es amigo de Fátima Mancuerna. En algún momento fueron pareja y de algún modo nunca han dejado de serlo, pero... Están buscando un camino que les lleve lejos, porque han vivido últimamente tan cerca que necesitan tomar distancia. Desde allí, dice Guisante, quiere enfocar el plano que no pudo ver por exceso de nitidez. En él está la clave de que ambos se sientan tan exhaustos, tan derrotados, tan amargados...

Por la mañana han empezado a buscar por el camino de "el medio" que, aseguran los ancestros, es el más "majo". Se han encontrado con sapos, culebrillas y alguna de esas malditas chinas tan adictas a invadir las plantillas de los zapatos ajenos. Han discutido entre ellos; han jugado a "las películas" (dime una frase y te diré a qué peli pertenece y qué personaje la entonó; Mancuerna es una bestia de este juego). Con la llegada de la tarde lloran y se abrazan.

En unos minutos han pasado de ser felices a retirarse del camino y buscar la bifurcación. En segundos casi abandonan a la vez. Pero las ganas de tomar distancia les impulsa a seguir sin miramientos. ¡Como el junto que se tuerce pero siempre sigue en pie! (exclama Guisante). ¡Ahí le has dao'! Le apoya Mancuerna.

Cuando amanece han subido a una cima. Se han comido todo lo que llevaban encima. Se abrazan, señalan a lo lejos y empiezan a partirse de risa. ¡Qué bueno! ¡Qué pequeño es! ¡Es diminuto! ¡Mira (guiña un ojo Mancuerna), se puede coger con los dedos! Así se pasaron la mañana moviendo como a un pelele el problema del exceso de cercanía. Soplaron, localizaron, resetearon y resituaron las cosas. Sólo hay un problema, Mancuerna quiere quedarse, Guisante no.

Hace un año que ocurrió. Ayer hablaron por Skype y se echaron una de pelis.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
qué buen ojo con este post, oye. Quizá lo ideal sea tener alguna dioptría, las justas para que podamos ver sin bruma en los ojos pero que nos impidan enfocar demasiado.

isabel

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e