Ir al contenido principal

CIGÜEÑAL, ARRANCAR, CUESTIONAR

Pues aquí está de nuevo, es el pegador freudiano y sus señales. Aunque creo que este rostro lleva pegado un tiempo y no lo había visto antes. Se nota cierto desgaste... Ese desgaste que a algunos les/nos lleva a pasar por el taller para revisar el mecanismo, los reglajes, las juntas; o también para corregir la dirección, equilibrar la presión, observar funcionamientos, enderezar algunas piezas que no encajan en su sitio...

Yo me compré un coche de segunda mano (así podría empezar una novela, no?). Lo hice después de vender uno de 'primera' que no pude terminar de pagar. Además no tenía garaje y las tentaciones de los amigos de las altas gamas bajan ante un segunda... Vamos, que un coche de segunda mano ni te lo rayan ni te lo roban. El rodaje, además, ya lo había hecho antes. Sólo tenía que comenzar a conducir sobre cuatro ruedas bien equilibradas.

Mientras miro esta placa, pienso en la cantidad de dispositivos que se quedan en el... taller. Pienso en el volumen de revisiones que nos hacen falta para circular por la autovía del sentido común. Lo que no sé muy bien es si la señal que indica la necesidad de escuchar al mecanismo la marca los kilómetros recorridos o el tiempo que llevas conduciendo sobre asfalto. Yo, personalmente, soy más del trayecto que se hace al conducir; lo difícil es saber cuándo te has perdido... Miro esta placa y algo me dice que es hora de pasar la ITV.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Genial.
Hacen falta muchas muchas más revisiones para circular por la carretera del sentido común (que yo creo que es más una carretera rural de montaña que autovía por las dificultades que te ponen)que para mantener el coche.
Y si hay muchos que llevan el coche sin pasar las revisiones pertinentes, en el sentido común la puesta a punto me da que es aún más escasa.
Yo tanto con el coche como en la vida me pierdo a menudo, lo importante es saber volver al camino por el que queríamos ir.
Elena Jiménez ha dicho que…
Ups, la ITV, me acabo de acordar... Ah, no calla, que el mío se lo di a mi hermana... jajajaja.
El Freud ese, me da a mí que es un friki de OT que se está haciendo publicidad subversiva... no sé,no sé...
Anónimo ha dicho que…
yo tenía un coche que golpe tras golpe..acabó siniestro total, así que decidí ir con pies de plomo, pero pesaban una barbaridad. Ahora sigo caminando, con pies más ligeros y de alta gama, eso sí.

Vian Dante
capitán garfio ha dicho que…
El conductor por norma general,siempre va buscando atajos,se desespera...tanto en ciudades como en autovías,donde lo más común...es perder ese sentido...el sentido común.
Un saludo

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e