Ir al contenido principal

DONANTE GAS QUIERE SALIR DEL SOBRE

Me escribe, algo molesto, Donante Gas. Le mencioné el viernes en el post sobre Panorama Exclama, Reclamo José Edificante y el mensaje en el Fresquito. Nunca pensé que esta “chuche” tan simbólica pudiera dar tanto juego. Primero el sábado me manda una foto “La Zapateta” (comentarista habitual de MISTERVÉRTIGO) y ahora Donante reclama su espacio. ¡Viva el periodismo ficción y las cosas que pasan en esta vida blogosférica tan imprevisible!

¿Sabes lo que va a pasar mañana? Así empieza el mail de Gas. Claro que no lo sabes, y no lo sabes porque entonces serías adivino y no un periodista de ficción que tanta 'bola' cuentas y nos das (bola) a personajes como yo. Mira, la foto que te envié del Fresquito es un testimonio de una realidad. El 'hoy' que vivimos es así. No sé cuánto tiempo me queda, no sé si moriré como un replicante... Pero he de decirte que ese sobre de polvos pica pica está lleno de, no uno, sino de miles de mensajes. Piénsalo, MISTERVÉRTIGO. Pensad en ello, lectores de MISTERVÉRTIGO. Y por cierto, ¡ojito con la historia que hay detrás de Pilatos Factura!

Y poco más puedo añadir. Su mail termina ahí... Fresquito en la calle, pensemos. Donante Gas en mi correo. Y una historia más por investigar, la de Pilatos Factura... por cuyos huesos hubiera muerto la -hoy- semidifunta Panorama Exclama, más conocida como "Fresquito", que no fresquita. Se acumulan los casos, las cebollas en la cocina y las conversaciones. Seguiremos investigando.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Asi que la efervescencia del fresquito son en realidad cuchicheos!!! y yo sin prestar atención.
La Zapateta ha dicho que…
En primer lugar, decirte que es un placer que a través de tu blog toquemos la "realidad" de otra forma en cualquier momento, circunstancia, o calle. La foto de Freskito te la mandé porque las casualidades-causalidades de la vida provocan estas cosas de vez en cuando. Estábamos en el Retiro de Madrid cuando de pronto se levantó un viento infernal -luego me he enterado de que una de las que leen el tarot está grave porque le cayó una rama de árbol encima ¿cómo no lo predijo? no sé- pués bien, ante tal ventolera nos refugiamos en el primer local abierto de la calle Menendez Pelayo, una heladería a la que jamás hubiera entrado si no es por necesidad imperiosa -traumas infantiles y castraciones paternas- y allí, cuando consigo abrir los ojos tan perjudicados por todo el polen en suspensión, me encuentro de frente con el cartel de "Freskito". Es curioso porque el día anterior entré al blog de Dani después de un mes sin hacerlo y justo ese día sólo leo el post de "Fresquito", no sé... debería hacerme el tarot un día de estos, pero quizá aun no se ha recuperado la pobre pitonisa de su propio destino arboreo... Besos y gracias.
Anónimo ha dicho que…
totalmente de acuerdo zapateta, es bonito ver que aquí los personajes reales se salen de los post mientras los comentaristas ficticios entramos de lleno en ellos.

isa
La Zapateta ha dicho que…
Es verdad isa. Nunca había pensado en mi como ficticio, pero es verdad... me llamo Zapateta. Y debo entender que tú de isa tienes poco ¿no?
Anónimo ha dicho que…
qué va, yo de isa tengo mucho, supongo que tanto como tú de zapateta. También tengo un poco de anónimo, algo de cebolla parda..voy y vengo por la ficción.
La magia de mr.vértigo.

saludos!
La Zapateta ha dicho que…
Encantado entonces, cebolla. Seguiremos comentando lo que surja. Yo, de pronto, propongo a Dani que desarrolle más a Donante Gas, que como ya dije, es un personaje desconcertante y peligroso.

saludos

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e