Ir al contenido principal

VIAJE AL PAÍS DE VUELTA PA'TRÁS

Por Fabio Carabeo
Fernando Cuclillas y Ojo Avizor* que está harto de darle vueltas a lo mismo, sin llegar a ninguna parte, se encuentra con este panorama de la foto. Parking de Tascote, Ciudad Incómoda. Capta el mensaje e intenta parar de golpearse con la misma duda/idea desde que empezó el lunes. Se pregunta: ¿Por qué tengo que seguir cuando nadie me impide parar un rato para observar el recorrido que llevo caminado y construido? Cuando cruzó el umbral de aquel aviso, ¡cuidado con la cabeza!, el ritmo cardíaco se le puso a mil.

Sabía que le estaba agobiando en exceso con una presión impuesta por él mismo que no le dejaba respirar. Le estaba obligando a tomar una decisión, cuando no era -ni por asomo- necesario. Por primera vez en su vida nadie ni nada le decía lo que tenía que hacer, sin embargo algo le oprimía tanto como una “extrema opción”. ¡Qué cojones pasa aquí! Se preguntó recorridos 5 metros después de cruzar el letrero. No pasa nada y pasa todo, pero algo le dice que tiene que elegir. ¿Elegir qué? ¡No pienso hacerlo! Estoy bien como estoy, me ha costado mucho llegar hasta aquí.

Pero Fernando Cuclillas y Ojo Avizor lo hace y decide tirar pa'lante. Lo deja todo y se va a alguna parte entre Cuenta y Singapur. Abandona su negocio, parte de sí mismo, a su pareja y su moto tuneada. No vivía mal, nada le agobiaba, adoraba a su mujer, era feliz en su trabajo y con la moto recorría Ciudad Incómoda de un extremo a otro saboreando el viento, que es el sabor que más le gusta del mundo. Me lo cuenta en una carta de las de antes, de puño y letra, muy escueta. Ha encontrado un trabajo como portador de ideas y politonos inexplorados. No le llena, tiene que pasar por ahí porque asegura quiere ser siempre joven.

Personalmente yo creo que se equivoca; dicho de otro modo está agilipollado perdido. Creo que no ha tirado pa'lante, como dice, sino pa'trás. Tiene 50 años y espero que tenga cuidado con la cabeza, de verdad, que al final es lo único que tenemos.

Salud!

PD.: Cuclillas y Ojo Avizor es el apellido de Fernando. No confundir con dos personajes.

Comentarios

capitán garfio ha dicho que…
Creo que el que busca,es porque necesita....aunque,a los demás nos parezca una locura.
Un saludo
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Está un amigo mío a ver si acaba de patentar un freno de mano neuronal, a ver si así frenamos a esa gente que no para de darle vueltas a la cabeza, se evitarán muchos accidentes.
"Pensar demasiado perjudica Seriamente la Salud" ya lo dice en Ministerio de Consumo de Sanidad
Anónimo ha dicho que…
Parece difícil darse un golpe en la cabeza con tantas precauciones, estando ojo avizor y encima en cuclillas!. Supongo que iba pa'trás y no lo vio venir.

isa

P.D: resulta obvio, pero los altos somos más dados a este tipo de golpes, claro.
Juana ha dicho que…
Los pies y el corazón, son lo importante. La cabeza ...... bueno solo a ratos.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...