Ir al contenido principal

UN CUADRO LLAMADO MAREO

Por Fabio Carabeo

Es posible que no se aprecie adecuadamente... pero la composición, a mi juicio, no puede ser más disparatada; carne de ARCO. Un cartel-protesta de un sindicato con tintes ácratas, un aviso para navegantes de ascensores, un botón de bajada apretado y -¡atención!- el anuncio de una oferta difícil de igualar: Thermomix a 940 euros. Y todo en un mismo espacio.

Esto me recuerda la sensación que tuve cuando Carlos Idea Pelo, un ex amigo, me enseñó su primer cuadro (listo para exponer). Se titulaba: Mareo. En concreto recuerdo cómo visualicé mi gesto al verlo, que no mirarlo (me resultaba difícil profundizar en él, no estaba educado para hacerlo). Lo suelen llamar cara de gilipollas, pero me temo que iba más allá... Su lienzo estaba compuesto por un "naranja quemado" a lo largo y ancho de los límites del cuadrilátero; en el centro un cirio blanquecino apagado con ojos; dos "gárgolas opacas" en las esquinas superiores; un cerdo-conejo en la esquina inferior izquierda; un colibrí en la contraria contemplando la firma del... pintor; y revoloteando por otros espacios del cuadro un dedo meñique amarrado a un anillo de espinas.

La sensación revivida con la composición que véis en la imagen me removió tanto como el zarpazo de una ola muy cabreada. Lástima, risa, horror, vergüenza ajena, estupor, ganas de orinar, sed, picores, parpadeos fuera de lugar, ardor, terror, ¿ternura? No, ternura no... Al final, no pude contenerme, ni ser constructivo. Tío, a dónde vas con esto. Deberías hacértelo mirar. Carlos se ofendió y me mandó a la calle. No me dio una hostia, pero casi. Me saca dos cuerpos, habría sido un drama, puesto que yo no ocupo ni el espacio del colibrí del cuadro desafortunado. Por cierto, no sé nada de él desde entonces. Me suena que se fue lejos.

Thermomix, emergencias, sindicatos y la prioridad de bajar por no subir... Tengo ganas de pintar, pero no sé, así que ahí va mi cuadro, del que por cierto, ya me inspira terror. Me lo haré mirar.

Comentarios

copifate ha dicho que…
Lo más sorprendente es el parecido iconográfico entre la termomix y la figura yacente del ser alado.
En cuanto a la pegatina del ascensor, equivale a la advertencia de Ignacio de Loyola "en tiempos de tribulación, no hacer mudanzas"

Gracias, Fabio por tu capacidad de observación.
Anónimo ha dicho que…
Fabio, a mi tampoco me sale muy bien la cara de "no me interesa", se confunde con "qué interesante, cuéntamelo todo". Defecto de fábrica.

P.D: ¿940 euros?, no parece un ofertón, la verdad.
P.D2:¿ternura?,si al menos el cerdo-conejo se hubiera salido del cuadro..
La Zapateta ha dicho que…
Si al menos Carlos te hubiera contado el significado de su empastre... te hubiese seguido pareciendo un horror -a mi más por lo del meñique- pero te habría quedado otra sensación en el cuerpo, la de que, a pesar de todo, era capaz de verbalizar el caos.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e