Ir al contenido principal

ENTRA EN EL SÚPER, SAL DEL MENAJE*

Lo siento, pero necesito volver al súper. No es por profundizar en un trauma que seguramente lleve a mis espaldas, sino porque en el post de ayer se me escapó una cosa, una teoría. Se me ocurrió en mitad de la locura, entre alimentos y menajes... y escabeches de interior. Es muy posible que los sabios del marketing ya la conozcan, pero por si acaso quiero compartirla.

Como comentaba ayer, durante un rato me quedé aparado en una esquina (buscaba los estantes menos demandados por los consumidores) para no obstaculizar el tráfico salvaje de carritos de la compra. Pero observé que a los pocos segundos de quedarme fijo en una estantería, empezaban a rodearme sujetos de su padre y de su madre, buscando los productos había tras de mí. Primero me coloqué delante de galletas al peso, porque vi que nadie se paraba ahí... Arrasaron con todas. Después pasé a la sección de ñoquis de cemento (ya me diréis cuál es su atractivo gastronómico), pues se repitió la conducta. Seres humanos con cara de zombis me rodeaban para hacerse con ellos.

No lo digo a la ligera, porque no es la primera vez que ocurre. Es más, un día coloqué a mi amigo Serrano Tresillo Biendao, tan anodino y transparente como yo, y sucedió lo mismo. Moraleja: Pon a un tipo con cara de pardillo, medio abrumado por la marea humana del súper, delante de tu artículo de turno y tendrás tiburones dispuestos a zampárselo sin problema.

----

*Título basado en esa obra maestra llamada Sal Gorda (Fernando Trueba, 1982). En concreto en el LP de Natalio Erre Punto Petrof, compuesto por Palmira, su musa y... novia 'negra'. Éste es el tema (Nacho Cano).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ahora entiendo por qué mi lista de la compra nunca coincide con lo que al final me llevo.

Saludos de una víctima del marketing intentando digerir (sin mucho éxito)ñoquis de cemento.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e