Ir al contenido principal

ENCUENTRO CON LETRA DE CHULETA

Estarán en el Parque a las 18 horas, pero no sabrán que están espalda con espalda. Benigna Malicia y Fundi Doscirios se dirigen a un encuentro provocado indirectamente por ellos. Se conocieron sin saberlo en la frutería de Jimeno Pedrusco, llamada “Pedrusco seco”. Allí pidieron sus cosas, primero él, luego ella. Malicia se hizo con unos lichis con sabor a método improvisado y Doscirios optó por plátanos isladenses sin motitas ni prejuicios por arte transgénico.

Sólo saben que existen en sendos mundos subconscientes… Los mismos que les va a llevar a los bancos adosados del Parque del Retiro. ¿Que por qué lo sé? Porque lo he leído en el post-it que me ha dejado en el buzón Mendruga Pensada. Es la vendedora de dedales de papel cebolla del barrio. Nadie los compra, pero su dinero para subsistir se auto-reproduce a diario en el bolsillo de su bata gallega. También toca el cazú (instrumento tipo flauta que suena como una trompeta afónica gracias al papel cebolla que tapona uno de sus orificios) en sus ratos libres. Percibe historias congénitas de amor y odio y hoy toca amor…

Salía de casa, como decía, cuando me encuentro con el papel amarillo lleno de letras tamaño chuleta (casi microscópica). Es un titular y cuatro líneas… y no cuenta el final, pero me invita a acudir a la cita… Ya os contaré el final; pero como siempre, se aceptan otros desenlaces. Para mí que es una broma de Mendruga, pero aun así, le seguiré el rollo.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Espero ansioso el desarollo de la historia, que es más misteriosa de lo que parece, porque no recuerdo que haya caído hace un rato una bomba nuclear en mi casa y todos mis relojes marcan las 23:30, y sin embargo el post se ha adelantado a su tiempo!!! (pone Jueves 21 de Mayo ya!! Así las cosas cualquier resultado impredecible y sorprendente sería lo más normal.
Cris ha dicho que…
El lenguaje está lleno de sorpresas. Y todo gracias a frases LARGAS, o sustantivos y adjetivos JUNTOS. O metáforas y comparaciones.

Me encuentro en el post de Daniel: "papel amarillo lleno de letras tamaño chuleta (casi microscópica)" Evidentemente, sé que el redactor se refiere a la chuleta escolar, pero... ¿tamaño chuleta (casi microscópica)? Me suena a oximorón ¿no? sobretodo si pienso en las de Ávila. ¿Por qué se les llama chuletas a esos papelitos para copiar en exámenes? Que alguien me lo aclare, que yo fui una estudiante aplicada... por favor.
copifate ha dicho que…
Me pongo a ello, Cris, pero antes quiero trascribir mi admiración de hoy: "...su dinero para subsistir se auto-reproduce a diario en el bolsillo de su bata gallega"
No se qué me produce más asombro si el milagro de la autoreproducción fiduciaria o que la bata sea gallega.
copifate ha dicho que…
La aplicación de la palabra chuleta a los diversos soportes que el estudiante lleva subrepticiamente para "ayuda en exámenes" no está clara. A mi juicio puede que tenga que ver con una de las acepciones de la palabra que tan solo María Moliner recoge: "Pieza que se añade en la confección de algunas prendas para completar la anchura o largura necesaria en algún sitio"
¿Puede valer?
Anónimo ha dicho que…
yo confío en la comunicación "espalda contra espalda", una con sus lichis, el otro con sus plátanos, pero seguro que de ahí sale una conversación silenciosa interesante. Probablemente no la oigan, no la oigamos, pero qué más da, sus subconscientes respectivos se lo pasarán muy bien.
Cris ha dicho que…
Gracias, Copifate. Yo creo que vale. Sería interesante descubrir desde cuándo se usa el término, y me da la sensación que desde hace mucho por la definición de María Moliner. Quizá lo sepan en alguna sastrería antigua ¿no?
copifate ha dicho que…
CHULETAS: Sin duda hay semejanzas, ambas se usan disimuladas en la ropa, ambas sirven para corregir un defecto y ambas son conceptos antiguos. Yo de sastrería no se nada, pero me consta que chuleta como instrumento de ayuda al examen no es una acepción de ahora. El los 50 se usaba con toda naturalidad.
Cris ha dicho que…
Yo me remontaría mas allá del siglo XVII. Pero es intuición.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e