Ir al contenido principal

DESTETANDO

Mi compañero y realizador de Cámara Abierta 2.0, César Vallejo -no sé si llevado por el delirio o disparate de mi blog (el suyo por cierto –a pachas con Marta Rodríguez, compañera y no menos directora del programa- no está nada mal)-, me hace la siguiente propuesta: Poner a dieta el apartado de titulares de MISTERVÉRTIGO. Es decir, me reta a sintetizar en una palabra la punta de esta pirámide postera.

Muy bien, pues Ahí va. Y va bajo la influencia de mi peculiar encuentro de esta mañana; anterior a la proposición no de ley de César. Me topé por la calle con Augusto Fiera Nilasvés (Skopje, Macedonia ,1953). Que quién es… Es un señor enjuto que reza por todos y bendice cada gimnasio y cafetería de la zona. Lleva siempre consigo una muñeca “barriguitas” llena de agua que vacía a base de aspavientos en cruz latina delante del local elegido por gracia ‘divina’.

No lo hagas, no lo hagas, no lo hagas. Hazlo, hazlo, hazlo. Verás, verás, verás… Silencio. Danieeeelo, tú me dijiste que buscarías la serie 46 en la taberna Florencia. Danieeeelo, tú me prometiste que mojarías el café con la mancuerna de 2,5 Kg para destetar el Evangelio. Nuevo, nuevo es el testamento. El risoto, el risoto, el risoto es posterior a la Era Glaciar. No lo hagas, no lo hagas, no lo hagas…

No es un estribillo de Cañita Brava ni de Luisi Toledo. Es la parrafada que me soltó Augusto Fiera Nilavés mientras me agarraba del hombro. La pregunta es ahora: ¿qué palabra titularía esta peculiar entrada de hoy? Pues arriba la tenéis. ¿Sigo a dieta o convino hidratos subordinados con síntesis de proteína animal?

Salud!

Comentarios

La Zapateta ha dicho que…
"Consejos son consejos", que diría un famoso entrenador de fútbol ex-compatriota de tu protagonista de hoy (cuando ambos eran yugoslavos)... a lo que seguiría toda una parrafada de frases sin artículos ni preposiciones de nuestro maravilloso idioma.
Dani, tus títulos son cojonudos, hablando en plata y como diría el mismísimo Cela. Dani, haz lo que te salga del chirimbolo o de la punta del cipote, que diría también el mencionado escritor. No lo digo yo, lo dice Camilo, así que no pido perdón. Perdón. ¡Ah! No he podido reprimir una carcajada refleja al leer las frases de A.Fiera Nilasvés. Bravo.
Anónimo ha dicho que…
un "jajaja" para la zapateta por expresarlo tan bien.
un segundo "jajaja" para la parrafada de Augusto, qué risa.

Hidrato de Carbono

P.D: Tus títulos son esenciales en la historia, dicen mucho. Yo pasaría de la operación bikini.
Juana ha dicho que…
Es un reto, aunque a mí me ha gustado la muñeca regordeta ......
Anónimo ha dicho que…
Me he dado una vuelta por el Blog del recomendante y no sé cómo se atreve. Esa exaltación de la superficialidad, ese miedo a profundizar, ese pánico a la construcción sintáctica del marasmo mental que tenemos en el cerebro, esas huidas, en fin, no sé a qué vienen o a dónde van.
Dani, ni caso.
Firmado: "Tresenunoyójalafueramosmás"
Anónimo ha dicho que…
Me dirijo a Ud. interesado en saber algo más sobre Augusto Fiera Nilavés. Gracias
Anónimo ha dicho que…
El pez pocho que tenía hojarascas...

Donante de chicharros hace suyo el payaso...

Calcetines y mohos compuestos...

La zapatera que no era cigüeñal...

Creo que la idea de buscar palabras únicas para un titulo es fantástica!!!

Por ejemplo: Saurópodo, Proslambanomenos, xorraeta...quién te haya dicho que hacer un post con una sóla palabra no tiene merito es que no lee... ánimo en la dieta...
Dani Seseña ha dicho que…
Hacía mucho que no intervenía, pero hoy rompo el silencio de blogueroespectadorantecomentarios para daros las gracias a todos por el debate. Evidentemente no puedo cumplir la dieta, tendría que cambiar de blog; pero aunque haya sido por un día, el reto-dieta es positivo.

Recuerdo cuando en mis primeras prácticas en EFE me hacían sintetizar una noticia de 7 folios en un texto de 5 líneas para el "Efetexto"... Y lo recuerdo porque el ejercicio de concretar una idea es maravilloso y, al igual que con las catarsis, es necesario cada X tiempo.

Y sólo puedo decir que me descojoné (permitidme la expresión), destetando el evangelio de Augusto Fiera Nilasvés. Sólo por eso, cuya idea partió de mi conversación con César, mereció la pena la tarea.

Por lo demás, salud y mañana... más.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...