Ir al contenido principal

EL NOMBRE DE LA COSA

Estaba leyendo noticias y posts cuando me encuentro con ello en El Mundo: El 'Estu' hipoteca su nombre.

Una muestra más de que
el hambre agudiza el ingenio. El Estudiantes necesitaba dinero (…) pero carece de activos tangibles. No sirven los jugadores como garantía y la entidad carece de propiedades que comprometer. Instalados en el laberinto, se encontró una salida original: conceder el préstamo a cambio de hipotecar la marca Estudiantes, una solución casi sin precedentes. El martes firmó un préstamo de 1,3 millones concedido por Cajamadrid (…) la marca Estudiantes está valorada en algo más de 12 millones de euros…

Por supuesto a día de hoy sigo preguntándome ¿Papá, por qué soy del Atleti? O ¿Por qué soy del Estu? Esas eternas cuestiones sin respuesta racional posible. Pero ahora me planteo una cosa más: ¿No será un problema adquirido por no haber tasado mi nombre adecuadamente? Esta noche volveré a ver El nombre de la Rosa y seguiré comiéndome el tarro, mientras Atleti y Estu siguen en la delgada línea floja que sostiene al pronombre personal.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Yo soy antimadridista porque lo era mi abuelo
Juana ha dicho que…
"El nombre de la rosa" o el pecado de reirse.
Mi hija me decía el otro día "tú crees en la reencarnación porque tienes miedo a la muerte" a lo cual le contesté:
"¿no crees que es posible que los que no se lo creen, tengan más miedo, por ejemplo, a haber sido del madrid, cuando ahora lo odian, o a haber sido una mujer, o un hombre, o un mosquito, o una araña (de esas que tanto asco te dan) o un judio, o un musulman, o un periodista, o un político o ........ busca lo que más odies e imagínatelo?"
Anónimo ha dicho que…
A mi me da verguenza haber nacido en el franquismo. El periodo más sanguinario y ridículo que pueda imaginar un pais. Y me da miedo todo lo que aún debo llevar impregnado. Como cuando se sale del parking de Santa Ana (Madrid) rodeado de un halo de orines y vómitos de nuestros queridos botelloneros propios y forasteros.
Fdo: "Hasidoelgordo"
Anónimo ha dicho que…
yo también queria un préstamo por mi nombre, me lo tasaron por lo alto, pero aún así los de la hipoteca me dicen que no, que si bien tiene un cierto estilo asociado, se acaba viendo borroso (o borrado, que no cumple los requisitos para convertirse en marca, vaya.



P.D: si no veis la firma será que ya se ha borrado
La Zapateta ha dicho que…
A mi en el banco me han dicho que me darían el préstamo al euribor más 0.5 puntos porcentuales, o sea un 2%, pero que, como el director de la sucursal se llama como yo (La Zapateta) pues no pueden bajar del 51% de interés. Les he dicho que se metan mi nombre y los nombres de todos los empleados del Corte Inglés por donde les quepa, que ya no necesito el préstamo. Total, el dinero era para poner una tienda de Fresquitos...
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Uff como anda mi ESTU.
Yo voy a ver si me entero de como se hace que mi nombre valga tanto y nos salvamos los dos.
Anónimo ha dicho que…
Me gustaría decirle a Nómino algo para ayudarle y solo se me ocurre que vaya a Nimo (Hopeland).

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e