Ir al contenido principal

DESNUDA, ABANDONADA... SIN MADERA

Cuando me lo dijo no le creí. Pero decía la verdad. No quería seguirla más el rollo. Se había cansado de ser su muñeco así que la convirtió en muñeca y después en maniquí... Ella aceptó el juego porque consideraba que durante mucho tiempo se había portado demasiado mal con él. Entendiendo "mal" como comportamiento macabro, perverso, incluido solidario, hijoputesco, etc... contradictorio. Y él se sintió vencedor de un juego que nadie había iniciado. Ahora es un tipo mesiánico.

Ayer la hallé desvalida, desnuda, sin recursos; en coma superfluo; caída en lo más bajo que se puede uno dejar caer: en las puertas de una puerta trasera por donde sólo sale el alguacil de la basura; el ejecutor de la mierda; el maestro en fugas de miserias; el inquisidor de bondades; el transportador de mezquinadades... Y en sus manos la dejó sin la posibilidad de redención. ¡Ay, qué tiempos aquellos en las que ella dominaba el territorio doméstico! Se acabó.

Hice la foto por la noche
, antes de que vinieran los guardianes de la basura. La gente me miraba con extrañeza; pero nadie la miraba a ella. Sería por rechazo a su realismo o por creer que si la observaban les caería un castigo divino o un impulso interior. Yo sí lo hice, es más la inmortalicé. No pude hacer nada más por ella... y me fui con pena, pensando en su destino. Pero como véis en esta segunda foto, al día siguiente le esperaba un destino peor. La humillación pública. Madrid me mata, pero mantendré mi postura hasta el final, hasta mi propio desguace, la escuché mascullar. Y él, en su confuso trono inexistente sólo mira para el otro lado.

Salud y ojo... al maniquí!

*Las fotos están hechas en la calle Colombia (Madrid). La primera a las 20:30 del 01 de marzo y la segunda el día siguiente a las 7:35 AM.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Da noseque ver las fotos, parece de "verdad", bueno es que mi "alma" se siente gris, como el día ....

"Y él, en su confuso trono inexistente sólo mira para el otro lado."
Si supieses como encaja esa frase en mi día de hoy ....
Anónimo ha dicho que…
Hay que ver cómo le ha cambiado el sino en tan sólo once horas, de la puerta trasera al árbol en primera linea de calle, y además en plan protesta: con un pie atado al tronco (veo bien o no?).

M.
Anónimo ha dicho que…
Desgarrador. Como a Juana, no una frase pero sí todo el post, me ha atravesado esta mañana. Tengo movimiento de arenas para todo el día.
Anónimo ha dicho que…
Me enternece que a pesar de su mirada ciertamente perdida parece que intenta mantener la postura adecuada en ese nuevo escaparate sórdido al que ha sido desplazada. isa

P.D: a pesar del día gris, en esta gran "historia de mierda” brillan las palabras, como ese brutal coma superfluo.
copifate ha dicho que…
Me gusta mucho más la naturalidad retadora de la primera foto con los contenedores detrás haciendo piña, que la actitud algo procaz y artificiosa que tiene en el árbol. Manos juguetonas la han colocado en el árbol, a los contenedores ha ido por voluntad propia.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Inquietante relato de cómo pasó de reina subyugadora a víctima esclavizada. De quitar el valor al otro a perderlo ella misma

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e