Ir al contenido principal

PALABRAS PARA JULIA... DESDE MI MAIL

Julia consultaba su correo en el metro cuando Francisco se dio cuenta por el rabillo del ojo de que el mail que le estaba entrando en ese momento era el suyo. Pero si yo no conozco a esta mujer de nada, pensó. Prestó más atención para poder cotillear ese mail. Julia 'pinchó' sobre el Asunto: Palabras para Jualia... desde mi mail y Francisco comenzó a alucinar; porque estaba leyendo sus propias palabras 'por cuenta ajena'.



Pero lo extraordinario del asunto no se queda ahí. Sigue. Eran sus palabras, no había duda, sin embargo, no recordaba haberlas escrito; las había soñado. Un sueño reciente en el que escribía una carta de papel a la mujer de sus... sueños. Emociones, piropos, versos de amor sincero, reflexiones sentimentales dirigidas a una persona sin rostro. Así que su dormido cerebro había decidido conectarse con su Gmail para traducir la carta soñada.

Julia, por su parte, se iba emocionando según iba leyendo. Pero Francisco que no podía contarle la historia real. Le tomaría por loco. Así que se consoló con ser testigo de la emoción que sus palabras estaban provocando en Julia. Y eso que se moría por contarle lo que estaba pasando; de hecho se hizo una yaga en el carrillo derecho mientras seguía leyendo lo que había escrito en sueños.

De pronto en un salto de línea adelantó su mirada hasta el final del mail, donde decía: Y si quieres comprobar que soy de carne y hueso gírate hacia tu derecha... Francisco se puso rojo y a temblar, y justo cuando se giraba Julia, apareció Nacho con un perfume, una flor y una frase hecha: Sin tí no soy nada. Cristina se apartó y despertó en la siguiente estación, Punto y Final.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Sin palabras tras leer las tuyas escritas junto a esas otras recitadas. Y mira que yo me quedo pocas veces sin nada que decir. A ver si mañana consigo deshacer el nudo este que se me ha formado aquí y recupero el habla tras este maravilloso post. isa
Dani Seseña ha dicho que…
Bueno, eso espero. Porque en el metro algo ha pasado que sobran las palabras. Hay una invasión de frases más o menos reveladoras desperdigadas. Los operarios sintácticos no dan abasto... Habrá que ver el sentido que terminan formando. La direccción creo que es: Estación Mediodía.
Marian ha dicho que…
Hay nombres (Julia y Francisco) que son soñados, y en los sueños son otros los protagonistas de ese amor sin rostro. Cuando se llega a la estacion "siguiente" o "mediodía" se despiertan y vuelven a ser quienes eran (Nacho y Cristina), Nacho portador de frases hechas y perfumes roídos y flores en la solapa de lo simple. Y Cristina, la entiendo, ...se aparta ante tanta perogrullada de la vida, en contrapeso con la belleza de lo oniríco.

Una preciosa historia, Seseña, y más si la acompañas con esa triste canción "pero tu siempre acuerdate de lo que yo escribi...",
que yo haciendo una mezcla de tu post y la canción, resumo en :

"pero tú siempre acuerdate que te soñé"
Juana ha dicho que…
Aquí si que no se que decir .... y sin embargo la Vida continua ....
Me ha encantado:
"pero tú siempre acuerdate que te soñé"
Anónimo ha dicho que…
Esto de Internet cada día tiene más peligro. Está lleno de maravillas como este post suburbano mezcla de magia, sueños y poesía.
¡Qué bien!
Fdo: Un aficionado a restaurantes en el número 53 de las calles.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Genial! Que forma de demostrar que no solo de virtual vive el hombre y de que nunca se sabe donde puedes empezar una historia o cómo. Aunque tal alarde de romanticismo me ha dejado sorprendido.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...