Ir al contenido principal

SÁBANAS DE PAPEL

Qué grandes son los Sábados y Domingos. No hay nada como ese momento en el que 'desempaqueto' los periódicos y me encuentro con la batalla entre Media Markt, Saturn, Tien21... por hacerse con el dominio de los interiores. Cada vez más sábanas, más colores, más ofertas. Me las miro todas; porque no hay columna o viñeta más graciosa que la que junta en un mismo folleto el televisor LED con el último modelo de lavadora o cortapelos de nariz y oreja.

Dan ganas de comprar, comprar y comprar... Comprar todas las cámaras de fotos, mientras conservas en la nevera inteligente el deseo de poseer la videocámara de HD más 'guay', y cómo no, calculas cuánto te vas a gastar en la tostadora retro de la que saldrán las tostadas que después mojarás en el café de Nespresso. Consumo, consumo, consumo... Y perdón por el chiste fácil, sigo: Con zumo después devoro las noticias y artículos del periódico.

Al final, gracias a la terapia de la cuenta corriente, cuando ves que el rojo de tus números bancarios coincide con el tono de Media Markt, te quedas en descubierto ante la austeridad de un domingo nublado. Eso sí, el buen rato te lo llevas, y aunque no es gratis (4,70 € de los periódicos), no es mal precio por un descanso del habitual negro teclado sobre balnco tft.

Salud!

Comentarios

isa ha dicho que…
Me ha dejado un poco descolocada ese tft, así que me he ido al infalible google y me ha dicho: anda, consulta los resultados de ftf. Federación Tinerfeña de Fútbol. ¿No era eso verdad?.

Ya se sabe, retro o no, venimos a este mundo a consumir.
Anónimo ha dicho que…
Si es que con todo lo que viene en un periódico los domingos da para leer todo el día, luego te compras el periódico un lunes como hoy y no veas lo triste que es, yo he pensado que el kiosquero se ha quedado con parte del periódico, que finito, y sin publicidad ni nada...jajaja.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo es que soy un degenerado y me leo los suplementos, sobre todo para mirar los platos fashion (sin tener ni idea de cocinar) y los reportajes de restaurantes y hoteles que no puedo permitirme.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016 Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente... ...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba.  El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enrai

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...