Ir al contenido principal

ATRAPA A UN LADRÓN... Y PATÉNTALO

Gregorio Rosmari ha sido ha atracado por quinta vez en lo que va de año. Harto de que le roben siempre en el mismo sitio, el metro o autobús, y con el mismo procedimiento (mano al bolsillo de la chaqueta), ha decidido actuar. Sabedor de su despiste permanente, se las ha ingeniado para meter el clásico "cepo atraparratones con cebo de queso de bola" en su bolsillo derecho.

El primer día ningún caco picó, pero el segundo sí. Se estaba subiendo al vagón en la estación Cualquiera cuando oyó el 'clac'. Una onomatopeya que le supo a gloria y más todavía cuando vio al pueril raterillo, con diente de oro y llanto de dolor, saltando y tratando de librarse de la trampa. Los viajeros que entendieron a la primera lo que estaba ocurriendo comenzaron a aplaudir y vitorear a Gregorio.

Pero la crónica no acababa aquí
. Al día siguiente pilló los dedos de otro raterillo, otro más una semana después; inventó otro artilugio, una cebolla untada en mantequilla cubierta con una finísima capa de un retén especial que... camufla el tacto del objeto. Cuando el delincuente lo saca la capa desaparece y produce la sensación de tener entre las manos algo asqueroso. El grito y/o vómito es instantáneo y la satisfacción de Rosmari mayor.

El caso es que le ha cogido el gusto a este asunto y se ha convertido en el peor enemigo de los ladronzuelos subterráneos. Al parecer, incluso, le han fichado en la Comunidad de Madrid para atraparlos y putearlos. Más cosas: otro compinche de Gregorio lo graba en vídeo y un realizador del metro las demás cámaras de vigilancia y 'realiza' el show. La historia termina aquí: Un canal de televisión se ha interesado por el formato. Rosmari será la sensación.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me gustaría saber a qué se dedicaba antes Rosmeri. Quiero decir, seguramente el tío ya tendría madera de showman atrapaladrones, esas cosas no sobrevienen del día a la noche. NO sé, pienso yo.
Dani Seseña ha dicho que…
Es/era perito transgénico. Me dicen que se formó en localización personal móvil, pero eligió la especialización de revisiones emuladas y terminó por peritarse a sí mismo... Ahí empezó toda su carrera realmente.
capitán garfio ha dicho que…
Y por qué canal lo echarán...???

Tal vez en el programa Metro-polis...???
Juana ha dicho que…
Pues no esta mal sacarle partido a las "manias" aunque sean "persecutorias" jeje
Lo mismo el canal "Metro de Madrid"
Juana ha dicho que…
Sigo, que se me ha ido el dedo por meterlo donde no debía jajajajaja

Lo mismo el canal "Metro de Madrid" lo pone en sus televisiones que a su vez están en el Metro de Madrid y así .... todo queda en casa.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e