Ir al contenido principal

FATAL ACCIDENTE NO RESUELTO

El accidente ha ocurrido después de que la ambulancia se saltara el semáforo sin avisar. Justo en el mismo instante en el que un cura se arrepentía de pecados propios y ajenos; coincidiendo con el momento en el que un cliente devolvía un pantalón con lamparones en una tienda de Serrano... A pocos metros del escenario de una ruptura vecinal entre dos porteros tras un malentendido absurdo.

En el accidente se vio implicado un motorista y una chica de unos cuarenta y pocos. Los dos están ahora mismo juntos en la UCI. Un testigo directo me lo ha contado todo de manera indirecta; primero geolocalizando el suceso y etiquetándolo después en Foursquare. 'Leyendo' lo sucedido, me he puesto en contacto con ella, amiga de la accidentada de cuarenta y pocos, que ocupaba el lugar del copiloto.

Él, refiríendose al motorista, leyó lo que ella escribió en su Iphone mientras el semáforo estaba en rojo. Estaba enviando un correo de urgencia a su recién abandonado amante de siempre. Le decía que había mentido cuando le dejó. Sí que te quiero, pero no te quiero querer más. Es mentira. Te quiero querer más y mucho más, escribía en mayúsculas. Mayúsculo y 'sin querer' fue la envestida del motorista después de que ella le diera a enviar.

No, el motorista no era él. Pero seguramente también tendría algún quiero y no puedo guardado en el casco; ahora roto. Los dos acaban de morir. Parece que no han superado los cambios de dirección.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Desconcertante y digno de estudio. Cuando se conduce uno hay que ponerse el cinturón de seguridad emocional, que no es obligatorio pero si muy recomendable, aunque en muchos modelos no se encuentra. De lo contrario si se vive a altas velocidades el resultado puede ser fatal.
Juana ha dicho que…
Creo que las emociones circulan a alta velocidad, hay que parar, cerrar los ojos e intentar verlas pasar, pero es complica.
Un cinturón de seguridad, el casco, las llaves, la cartera, el movil .... lo pierdes todo junto con el sentido, al menos hay que conservar la dirección.
Marian ha dicho que…
Un accidente ocurre o justo despues o justo antes, y lo demás sucede justo cuando ocurría el accidente.
Pasa lo mismo con los "quiero y no puedo" que ocurren demasiado tarde o demasiado pronto, pero nunca en su debido momento...
despues un arrepentimiento que llega...tarde
Anónimo ha dicho que…
Andaba yo absorta mirando este cuadro que has dibujado cuando me he chocado sin casco con este final con muerte y sms.
No me lo esperaba, así que me quedo un poco tocada aunque viva y eso si, con unas cuantas pinceladas certeras en el bolsillo que he robado tras el impacto. isa

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e