Ir al contenido principal

EL NEGADOR TRAS EL ACCIDENTE VOCAL

Eran las tres de la mañana cuando Mohamed Danza García salió de sí para entrar en su primera etapa de negación. Antes del accidente vocal todo estaba en orden, al menos aparente. Empezaba y terminaba su jornada laboral, así como cada frase que salía de su boca. Ella se lo advirtió antes y él no la escuchó; se limitó a ignorar e inspirar. Ella actuó en consecuencia: se marchó de su lado para situarse a lo lejos.

A las tres de la mañana ella, Germania Silloza, supo a lo lejos que él se había dado cuenta. Ocurría dos años después de su advertencia y uno del accidente. Y es que cuando uno entra en la etapa de negación... tiene que pasar el trago solo. Ella lo sabía; viene de familia con recorrido negativo; por eso se apartó. Pero también ocurre que las ondas que despide el negador llegan allá donde nadie imagina y a destino concreto. Germanía en Birmania en este caso.

Se levantó sobresaltada
. Una mueca propia del NO se le incrustó en la cara. Él, mientras entraba en la cueva revivía su accidente. En medio de una paz consonante, Mohamed pronunció un discurso que se oponía a todo lo que realmente pensaba. El conflicto vocal se había desatado: No quiero comenzar esta ceremonia sin despedir hasta nunca al que fuera mezquino fundador de nuestra usurera fundación que sólo se ayuda a sí misma con el dinero de los socios... Querido don Retamar, que le den por saco allá donde esté. El despido fue inmediato y el "allá donde esté" no se escuchó ya debido a que alguien desconectó el micro por control remoto.

Ahora lo niega todo
hasta la propia negación. Pero si todo va bien lo podrá superar en un par de años. Todo depende del arraigo de tanto ignorar e inspirar. Y aunque no lo sabe, ella espera paciente.

Salud!

*La imagen la he conseguido vía China Villamellera.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Es curioso que las etapas de reafirmación (de uno mismo) sean etapas de negación ajena.
Porque negar la propia negación equivale a afirmarla no?

Grandes verdades escondidas en tus post Seseña

Un saludo

M.
Dani Seseña ha dicho que…
Lo mejor, querido/a 'M', es lo que ocurre en el proceso de elaboración de post como éste... Pero el porqué lo explico en el de mañana. Ahí veremos una vuelta tridimensional al concepto infinitivo de "negar".

Ya me dirás. Y como siempre, gracias por tus intervenciones imprescindibles.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
Aunque mi familia tiene poco recorrido en ‘noes’ no se le da mal lo de enredarse con palabras, así que llevo desde que leí este post con un NO rondando mi cabeza. Qué capacidad la tuya para sugestionar al lector, mantener su atención, atraparle entre inspiraciones, lineas y negativas....qué no?.
Dani Seseña ha dicho que…
Pues, la verdad, Anónimo, no lo sé. Y no es un no, sino una duda. Pero gracias y gracias porque estos comentarios animan mucho a superar la negación negativa que conviene no afirmar; ni mucho menos reafirmar ¿No?
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Supongo que como todo el mundo en algún momento llegó al límite y reventó. Y cuando uno reviente requiere cierto tiempo para parchearse y recomponerse, y necesariamente en soledad.
Anónimo ha dicho que…
Seguro que algo interesante se esconde detrás de esa frase, Cybrghost. Cuenta
Anónimo ha dicho que…
Ayer dije que no cuando quería decir sí. Me he contagiado.
Anónimo ha dicho que…
Efectivamente afirmar y más aun reafirmar una negativa puede resultar poco conveniente y sobre todo un lío.

Jajaja, ¿ves como tienes esa capacidad que te decía?. No hay más que ver los comentarios que sugieren tus palabras.
Dani Seseña ha dicho que…
No estoy acostumbrado a 'tanto' diálogo. Qué paradójico que venga de un accidente vocal que lleva a una negación superable.
Anónimo ha dicho que…
El verbo negar es la expresión cacofónica del más primitivo mugido del ser humano: neg, nach, noight, nuthc, not, no. Sin embargo decir SI es afirmar, firmar, comprometerse, en español podría ser "siar", en inglés "to yes" o en francés, "ouier". Pero en cada idioma es distinto porque decir si es todo un proceso de compromiso de alto nivel comparado con el mugido.
Y...bas...ta
Se me ocurre...

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e