Ir al contenido principal

LA TEORÍA DE LA PÉRDIDA DE CONTROL

Dicen que si Ernesto Yuko pierde el control, pierde el control. Lo aseguran quienes le conocen, y extrapolan su teoría al resto de la humanidad: Quien tiene un perfil como Yuko padece una pérdida irrevocable de control al perder el control.

Por partes: El perfil de Ernesto consiste, en resumidas cuentas, en ser hermético y fiel tanto en el cumplimiento de las normas de familia como en las adquiridas; sin pasar por una reconstrucción personal, previa aniquilación de estructuras. Lo que significa que construye, sobre suelo mojado y mohíno, toda una vida a base de tener control sobre todo; sin concesiones ni fisuras.

La pérdida de control en un personaje como Yuko es, obviamente, un polvorín. Esos que aseguran conocerle le hicieron una prueba, sin que él diera su permiso. Le inyectaron una pequeña dosis de Desinhibidor Fortex. La justa para que uno se relaje. Pero el efecto fue relajación y pérdida absoluta del control: insultos, pataletas, recriminaciones, autolesiones, canciones de Juan y Junior, temblores, sudores ásperos...

Pero la pérdida de control para los miembros de ese grupo que se etiqueta como "los que le conocen", no tiene el mismo efecto. El propio Yuko, sin que ellos se enteraran, les inoculó idéntica sustancia con un poco de mala hostia; ya totalmente fuera de sí. El resultado consistió en que perdieron el control, pero ganaron en confianza, la suficiente para no volver a extrapolar teorías. Al final, cada uno se extrapoló a su casa a zurcir fórmulas.

Salud!

PD.: Yuko, ha decidido teorizar sobre el condicional simple o pospretérito del verbo Inocular.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Lo de zurcir fórmulas me ha gustado, en realidad es lo que hay que hacer después de que a tu lado pase un físico cuántico. Es que dejan las fórmulas rasgadas y .... a coger aguja e hilo.
Anónimo ha dicho que…
Perder el control es una buena terapia pro-‘fisuras necesarias’ para aliviar la presión.
Eso si, conviene perderlo cerca para poder encontrarlo de nuevo antes de que las fisuras se conviertan en grietas irreparables. isa


Como siempre me llevo algo… “suelo mojado y mohíno” , genial!.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Extraigo de esto para mi varias teorías filosóficas sencillas y valiosas:
1º ¿Control? Memeces (Rosendo Mercado)
2º Comer Mierda de forma sistemática termina produciendo vómitos.
3º A quien se meta en vidas ajenas, hazle probar su medicina sin compasión y a la cara.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e