Ir al contenido principal

SIEMPRE HAY ALGUIEN MÁS SOBERBIO
Así funcionan las cosas

Me duele la soberbia cuando me abrasas con humildades gratuítas. Sí, sabes perfectamente de qué hablo, gilipollas. Pero por qué tienes que poner esa cara de "pero si yo no he dicho nada", cuando lo has dicho todo. ¿No quedamos en que jugaríamos los dos al mismo juego? ¿No me dijiste que querías llegar hasta el final? Lo teníamos todo planificado, tu me vendes a mí y yo te vendo a tí y al final nos juntamos en la misma compra...

Al parecer Pérez rompió el pacto y Diezmo se quedó con 'marrón'. Nunca han sido amigos, más bien lo contrario, pero se encontraron en un punto en común. Ambos compartían idéntica ambición y idéntica dosis de soberbia. Así que, con la astucia y practicidad por delante, firmaron un acuerdo para conseguir situarse en los más alto del mundo. Uno tenía que promocionar al otro. La táctica era sencilla, pienso en mí cuando le promociono a él. Y claro, siempre 'vende más' el que sea otro el que te vende a tí. Así funcionan las cosas independientemente de la unidad de venta.

Todo iba bien, pero a Pérez algo se le torció... O mejor dicho, retorció. Ocurrió cuando en medio de una persuasión, el persuadido potencial le interrumpió para decirle: Ya conozco a Diezmo, es el mejor. Esbozó una sonrisa Pérez para salir del paso, pero aquella frase le machacó por dentro. Así que decidió, como buen adulto aguerrido y con dosis de rencor reconocido, actuar en consecuencia. Se fue por libre y abandonó el territorio de consenso.

Hoy he leído en el periódico que un tal Pérez Diezmo ha firmado un contrato millonario con una empresa emergente. Una compañía especializada en persuadir a jueces para que juzguen a otros jueces. Así que ni corto ni perezoso, un personaje ha fusionado dos identidades soberbias para convertirse en uno, grande y libre. Y no es ninguno de ellos. Así funcionan las cosas.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Que fuerza tiene esta entrada!. La frase inicial es brutal.
Su aguda dureza, el lenguaje preciso, se queda rebotando por ahí como tantas veces hasta que lo cazas y te apropias de detalles que no habías oído al primer vistazo.

isa
Juana ha dicho que…
Vamos a ver si lo he entendido:
dos soberbias se unen y se forma uno grande y libre ....
Suena fatal ¡qué miedito!
Dani Seseña ha dicho que…
Isa: Será porque ese tremendo "ruido de fondo" que describes en tu post. Inspira e incluso deja escuchar detalle de entre el fragor de los gritos ajenos. Entonces ocurre, te llega una historia que viene dada por la ondas y quién sabe si por los experimentos con el choque y aceleración forzada de partículas.

Juana: sí, da mucho mucho miedito. La fórmula de soberbia con ausencia de autocrítica + planes con socios de EGO dividido por ceguera, es igual a un patinazo con tu propia miseria resbaladiza por ingenuo. Y delante uno, grande y libre.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Una entrada genial Maestro Seseña.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e