Ir al contenido principal

BABEL LA CELULOSA Y EL HOMBRE BALA

Ricardo Asueto no está acostumbrado a recordar sueños. Pero lo salvaje e intenso del último ha hecho imposible desterrarlo al olvido. Me lo ha mandado en formato manuscrito de papel de váter. Como es imposible traerlo todo, porque es eterno y no se entendería nada, he decidido pasar la idea a máquina bloguera.

La secuencia transcurre en un circo. Asueto se encuentra en la arena junto a una lista de personajes compuesta esencialmente por: payasos, empresarios, lameculos, alguaciles, trepas descolgados del bejuco, intérpretes de nada, novatos, instigadores, cínicos, los primeros de la clase, corneados, putas, abogados sin ganas y chaperos, yonquis, profesores sin alumnos, directivos, curas digitales, trapecistas con vértigo, periodistas, chatarreros vegetarianos...

Y en la grada observan: libreros, editores, políticos, ciudadanía en general, deportistas retirados, maquilladores de cadáveres, trompetistas, gaiteros, un cíclope, vendedores de coches sin ruedas, recogepelotas, poetas secos, poetisas con falta de rima, payasos cansados de llorar, vendemotos, expertos en marketing...

Y en un reservado juegan al mus Zapatero y Rajoy contra Pajares y Esteso. Rajoy saca la lengua y Zapatero medita.

El murmullo es peor que las vuvuzelas a alto rendimiento. Y él, Asueto, aparece en escena encarnado en hombre bala. Busca a un impaciente inglés. No lo encuentra. Un trepa se le echa encima, un empresario le roba algo de pólvora, el trapecista el corta la mecha, el corneado le hace la cama. Pero él sigue adelante haciendo círculos. Una puta le cuenta la receta del pollo picón. El intérprete de nada le besa la mejilla.

De pronto se encuentra con Judas y besa sobre el mojado del intérprete. Asueto se enciende, se enfada, se hincha y sale disparado, atraviesa la lona y hiere de muerte al Kraken que venía dispuesto a zamparse el gran circo. Y ahí... se despierta. Empapado en sudor, erecto de cabo a rabo y lleno de dudas metódicas sobre lo más evidente de su vida. El resto se escribe en azul chino sobre celulosa virgen.

*La imagen viene del post Las horas de vuelo de un coach.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Terrible pesadilla en la que estaban... Todos menos tu.
isa ha dicho que…
Con semejante y genial galería de personajes, es probable que Asueto estuviera soñando con PF sin saberlo.

Y con tanto detalle en el que recrearse y sonreir,reconozco que se me ha escapado una sonrisa más grande con ese impaciente inglés perdido.

Muy bueno.
Anónimo ha dicho que…
El intérprete de nada y el impaciente inglés, que como a Isa, me ha provocado la sonrisa, desaparecen en la niebla sospechando que inician una gran amistad.
Estupendo como siempre
Eva

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...