Ir al contenido principal

UN CUERPO DIVINO PARA TODOS

La siguiente historia está basada en un hecho muy real y reciente:

Sergio Reso tiene 16 años y es católico. Acaba de cambiar de barrio (en Madrid). El viernes pasado visitó su nueva parroquia para conocer al padre Tapia. Sergio es celíaco y quería consultar al sacerdote si entre sus hostias había una partida especial sin gluten (proteína contraindicada para los celíacos)...

El ministro pastoral
, mitad sorprendido, mitad indignado, sacó pecho, se le iluminó rostro, se acentuaron las tonalidades coloradas en nariz y pómulos y se dispuso a responder. Parecía un tenor a punto de entonar... Hijo mío, el cuerpo de Cristo no tiene gluten. Y se quedó tan ancho. Y Sergio que no debe de ser muy creyente, o al menos, no confía 100% en el poder del cuerpo de Cristo como filtro contra el gluten, decidió probar suerte con otras hostias en otra parroquia. Ahí le pierdo la pista.

Ya por curiosidad me entero de que el debate sobre las obleas "de siempre" y la comunión de los celíacos católicos viene de lejos. Por ejemplo, en la Asociación de Celíacos de Madrid leo que tenían "(...) para aquellas personas que las solicitaban obleas de maíz, no siendo éstas materia válida según la Iglesia...".

Entonces llega el físico Stephen W. Hawking, escribe que no hace falta Dios para explicar el Universo ... y se produce una tormenta mediática. ¿Por qué? ¿No se consideraba este tema una prueba superada? (El País, 5 de septiembre 2010).

¡Amén!

Comentarios

isa ha dicho que…
Jaja, me parto con el titular de El Pais. Da la sensación de que Hawking tenía una lista con varios candidatos como posibles creadores del universo y tras muchas deliberaciones al final ha nominado a Dios.

Yo tampoco entiendo el revuelo. Si Rouco Varela hubiera dicho que últimamente no lo ve claro…. pero que lo diga un científico astrofísico parece natural, no?.

En fin, parece que en algunas parroquias las hostias ya no son lo que eran, o eso al menos nos canta Krahe:

“Ahora las envuelven en papel de celofán. Hormonas, colorantes, que sé yo lo que tendrán”
Juana ha dicho que…
@elcarty "Hawking niega que Jobs crease el Universo."

Con esta frase ayer me reí un rato .... ¿cambiamos a dios por Jobs? .... casi suenan igual jajajaja
Hawking puede decir lo que le venga en gana, digo yo ....
Anónimo ha dicho que…
No hay nada nuevo en lo dicho por Hawking: llamamos dios al misterio que origina el universo. Lo que viene a decir ahora es que ese misterio ni tiene barba, ni manda a su hijo a salvarnos.
Como dice LOWON, la especie humana es una broma de los aminoácidos.
Copifate
Unknown ha dicho que…
A estas alturas....me ha sorprendido tanto escandolo !!!
Hawking, puede opinar lo que desee, faltaria mas !!!
En Fin !!!
Mas cultura falta ainssssss

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere  la curva peligrosa.