Ir al contenido principal

UN CUERPO DIVINO PARA TODOS

La siguiente historia está basada en un hecho muy real y reciente:

Sergio Reso tiene 16 años y es católico. Acaba de cambiar de barrio (en Madrid). El viernes pasado visitó su nueva parroquia para conocer al padre Tapia. Sergio es celíaco y quería consultar al sacerdote si entre sus hostias había una partida especial sin gluten (proteína contraindicada para los celíacos)...

El ministro pastoral
, mitad sorprendido, mitad indignado, sacó pecho, se le iluminó rostro, se acentuaron las tonalidades coloradas en nariz y pómulos y se dispuso a responder. Parecía un tenor a punto de entonar... Hijo mío, el cuerpo de Cristo no tiene gluten. Y se quedó tan ancho. Y Sergio que no debe de ser muy creyente, o al menos, no confía 100% en el poder del cuerpo de Cristo como filtro contra el gluten, decidió probar suerte con otras hostias en otra parroquia. Ahí le pierdo la pista.

Ya por curiosidad me entero de que el debate sobre las obleas "de siempre" y la comunión de los celíacos católicos viene de lejos. Por ejemplo, en la Asociación de Celíacos de Madrid leo que tenían "(...) para aquellas personas que las solicitaban obleas de maíz, no siendo éstas materia válida según la Iglesia...".

Entonces llega el físico Stephen W. Hawking, escribe que no hace falta Dios para explicar el Universo ... y se produce una tormenta mediática. ¿Por qué? ¿No se consideraba este tema una prueba superada? (El País, 5 de septiembre 2010).

¡Amén!

Comentarios

isa ha dicho que…
Jaja, me parto con el titular de El Pais. Da la sensación de que Hawking tenía una lista con varios candidatos como posibles creadores del universo y tras muchas deliberaciones al final ha nominado a Dios.

Yo tampoco entiendo el revuelo. Si Rouco Varela hubiera dicho que últimamente no lo ve claro…. pero que lo diga un científico astrofísico parece natural, no?.

En fin, parece que en algunas parroquias las hostias ya no son lo que eran, o eso al menos nos canta Krahe:

“Ahora las envuelven en papel de celofán. Hormonas, colorantes, que sé yo lo que tendrán”
Juana ha dicho que…
@elcarty "Hawking niega que Jobs crease el Universo."

Con esta frase ayer me reí un rato .... ¿cambiamos a dios por Jobs? .... casi suenan igual jajajaja
Hawking puede decir lo que le venga en gana, digo yo ....
Anónimo ha dicho que…
No hay nada nuevo en lo dicho por Hawking: llamamos dios al misterio que origina el universo. Lo que viene a decir ahora es que ese misterio ni tiene barba, ni manda a su hijo a salvarnos.
Como dice LOWON, la especie humana es una broma de los aminoácidos.
Copifate
Unknown ha dicho que…
A estas alturas....me ha sorprendido tanto escandolo !!!
Hawking, puede opinar lo que desee, faltaria mas !!!
En Fin !!!
Mas cultura falta ainssssss

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e