Ir al contenido principal

TRES EN UNO, PLAZA PARA TODOS

Lo siento, pero me he debido equivocar de sueño, éste no es el mío. Sí, sí que es el tuyo, pero esta plaza es mía. Ah, y cómo hacemos para volver a nuestros sitios. Deberías salir de mi neura. Y tú quién eres. Yo soy tu jefe. Y qué haces aquí. No sé explícamelo. Bueno, me parece muy bien que empleado y jefe se encuentren en un sueño, pero por favor, vamos a intentar salir de aquí.


Pasadas un par de secuencias y tres ronquidos después, los tres salen de contexto y entran en el texto de un guión.

¿Y ahora dónde estamos? No sé, parece una calle de película de miedo. ¿Me ibas a despedir, verdad? ¿Cómo lo sabes? No lo sé, pero es la frase que me han adjudicado. ¿Os importa si nos centramos? De verdad es que necesitaría volver a mi plaza. Volver, volver, volver... ¿No querías avanzar?

Exhaustos por el desconcierto, deciden sentarse bajo un árbol quemado.

¿Oye y cómo es tu plaza? Vacante. Mira qué bien, ahora que te voy a despedir, podrías irte a la plaza con este señor. ¿Has visto qué gracioso es mi jefe? La verdad es que tiene cara de cabrón; la clásica cara de cabrón. No te pases. Hace un rato que me he pasado tres pueblos y no me encuentro.

Al amanecer, un ciudadano llamado Damián Frecuente se levanta y decide que ha llegado el momento de cambiar las cosas. Se hace con una vieja maza de recuerdo y la usa para no olvidar. Rompe el tabique y entra en el almacén que tapió en su día. Lo remueve todo y finalmente decide tirarlo todo.

Tres años después tres amigos compran la casa. La noche en que celebran la inauguración tienen un Deja vu simultáneo. Desde ese día se dedican en cuerpo y piqueta a construír plazas. Todo un sueño.

Comentarios

isa ha dicho que…
Qué placer encontrarse este torrente de surrealismo bien palpable en este lunes frío.

Algo desconcertada me hago hueco bajo ese árbol de los desconcertados, y como siempre robando buenas ideas de PF, voy a ver si cojo fuerzas para tirar ese tabique a mazazos. Para no olvidar, por supuesto.

Todo un post.
Juana ha dicho que…
Me encanta la idea:
Removerlo todo y tirarlo todo a mazazos ¡arg! .... para luego construir .... todo un sueño jeje
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Subrealismo total, es como un sueño, todo ahí vagando sin acabar de tener sentido y a la vez conectado. Me encantó.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e