Ir al contenido principal

EL LADRÓN DE CARA BONITA 2.0

La de Serena y Raimundo no es una historia cualquiera. Es normal/frecuente/habitual no interesarte por la película que hay detrás de la gente individual o de las parejas que van por la calle. Pero me cuenta un anónimo, con datos, que Serena y Raimundo no se conocieron en un bar, ni en una biblioteca... ni mucho menos en el estanque dorado bajo las gradas del gran circo mundial.

Sí, se conocieron por internet. Lo cachondo/peculiar/interesante (o no) está en el cómo. Raimundo en su afán por empatizar (en general), por entender qué se siente siendo una tía guapa, escogió una foto al azar (que se pareciera a Charlize Theron) y se abrió con ella de bandera un perfil en Facebook. Su nueva identidad: Matilda Russ. Se sintió bien y mal con la experiencia, pero eso da igual... es otra historia.

Una semana después, por casualidad recibió un mensaje de una chica que decía ser la dueña de la imagen que Raimundo le había robado. Sí, era Serena. Le pedía explicaciones y por supuesto la inmediata clausura del falso perfil. Raimundo obedeció al instante. Ella, ante la rapidez y aquel email lleno de explicaciones, decidió no denunciarle.

En un segundo email él se desnudó algo más. Ella bajó el listón de guardia. Y así progresivamente. Un año y cientos de correos después quedaron. La casualidad quiso que fueran vecinos del mismo barrio. Ella es escritora frustrada y podóloga, y él (de abuelo sereno y padre variado) es escritor sin serlo (que no sincero) y veterinario -especializado en aves palmípedas- de profesión.

Y ahora son Serena y Raimundo, gente de esa que nos cruzamos sin más; exactamente de la misma manera que ellos cuando -más de una vez- se cruzaron por su barrio.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Internet junta a seres curiosos .... es como un mundo dentro de otro mundo .... las palmípedas siempre fueron buenas consejeras.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Un buen amigo, de los pocos que tiene uno de verdad, dice que en Internet es donde somos realmente sinceros, amparándonos en el anonimato que podemos conseguir. Quizá por eso junta gente tan dispar.
Por cierto, mis padres se conocieron... en la consulta de un dentista.
isa ha dicho que…
Preciosa historia de anónimos con historia detrás y seguro que por delante también. Pero con mi tendencia natural a revolver entre las palabras de PF, me llevo más, porque hoy me he encontrado a ese genial “padre variado”.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere  la curva peligrosa.