Ir al contenido principal

ODISEA SUBTERRÁNEA

Mañana nos vemos, no te olvides de elegir tu destino, le dice a la despedida un tipo a una tipa en el metro, mientras se cierra la puerta del vagón entre los dos. Él se baja en la estación y ella sigue su camino; tal vez su destino, no lo sé. Pero la frase retumba en mi cabeza como un gong 'desafinado' y golpeado con muy mala hostia.

Salgo de la estación, alejándome de mi destino, y entro en el DRAE (¡qué gran refugio!). Me encuentro con un mundo de significados (obvios, sobre los que no suelo reparar hasta escuchar despedidas como la de hace un momento) tan alejados entre ellos como auténticos primos hermanos. Circunstancia favorable, encadenamiento fatal y necesario, empleo o meta, punto de llegada, etc. Salgo con tantas ganas de expectorar objetivos que termino por hacerlo.

Necesito andar un rato sin ellos, sin los objetivos. Así que avanzo y empiezo pronto a recargar fines del tipo 'en sí mismo', sin medios que valgan. Un hado por aquí, una decisión final -que no fatal- por allá y emplazamientos y circunstancias a mogollón.

Es imposible vaciarse y quedarse vacío. Al menos para mí. Pero qué bueno es vaciarse de vez en cuando. Estoy preparado para la odisea, y cómo no para adoptar, desde mejor posición, una postura más cómoda, un significado consecuente. Me despido y elijo destino: Por ahí que voy.

Comentarios

grp ha dicho que…
Me has recordado a ciertas noches de insomnio, en las que empeñados en determinadas posturas se nos olvida que adoptar otra posición (puede que algo dolorosa, el cuerpo acostumbrado ya a esa rigidez),puede permitirnos cerrar los ojos para volver a soñar de nuevo.

Precioso post lleno de significados nada vacíos.
dsesena ha dicho que…
grp, ¡Las horas nocturnas, esas malditas y siempre benditas horas nocturnas! A esas horas, alcanzar una posición... en posción de adoptar postura es una odisea. Pero siempre amanece, que no es poco.
Juana ha dicho que…
"Es imposible vaciarse y quedarse vacío."
Me ha dejado pensando, y si me vacío .... ¿queda algo?

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.