Ir al contenido principal

EL CONJUNTO SURREAL A UN EURO

Ya os pasé un par de planos de este significante cúmulo de metáforas... Hoy, os paso el conjunto. Hace dos semanas no pude, porque tenía que separarme del escaparate en cuestión y los dueños me miraban con ojo crítico... Ayer, pude disparar sin levantar sospechas. Eso sí, tuve que enviar a un cómplice para que los entretuviera. Ahí tenéis el resultado. ¡Santa composición!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Pero no negarás que es un escaparate bien variadito...;)

Saludos.
Anónimo ha dicho que…
¿Hiciste inventario..?pues la proxima vez que pases,faltarán la mitad de cosas,hay gente pa´tó..."el hombre,ese misterioso y desconocido animal..(que cuando pasa por un escaparate los ojos,le hacen chiribitas,y no puede controlar su instinto de entrar a comprar),por muy desagradable que resulte a los ojos el producto.Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
Alibaimor, sí, es más que variadito y te puedes tirar un buen rato analizando el contexto... te diría, incluso, que puedes repasar la historia de la humanidad objeto a objeto.
Anónimo ha dicho que…
Capitán, te diré que hoy mismo ya ha cambiado. Ha desaparecido, de hecho, el abanico "nacional"... Lo que me lleva a plantear una cuestión. Todos conocemos la escena en la que Jordi Mollá se cargaba a golpes los testículos del toro de Osborne en Jamón, jamón... ¿Dónde están esos "huevos" en los adhesivos que tanto están de moda como símbolo nacional? ¿El que decidió explotar dicha imagen se avergüenza de sus atributos masculinos?
Anónimo ha dicho que…
Y luego diréis que yo, en el mercado, me invento mil y una metáfora...
¿Qué se supone que tengo que hacer yo, ahora, con este escaparate "multisociocultural"?
Con "joyas" así, a una se le quitan las ganas de ser consumista "forever"... (menos mal)
Un abrazo desde la capitanía de la supervivencia...
Anónimo ha dicho que…
Digamos que un escaparate de este porte reúne tantas razones para perderse por los cerros... que cuando regresas, te has despojado de comunismos y otros enseres. Al final te das cuenta de que -menos mal- el reloj sigue a lo suyo y nosotros especulando con que si de verdad marca las horas, los segundos y/o los días.

Abrazo a la capitanía superviva!
Hache ha dicho que…
Precioso ... un magnífico bodegón castizo.
Anónimo ha dicho que…
Y acabo de fichar otro... que os pasaré en breve. Sólo te digo, Hache, que es una mezcla entre la vida siniestra de "los otros" y la versión extremo-cursi de La casa de la pradera... hasta aquí puedo leer.
Hache ha dicho que…
Espero impaciente tan dramática escena.
Anónimo ha dicho que…
Para el que no lo haya visto nunca, existen unos conejos disecados puestos en pie en postura castrense y ataviados con Barbour que empuñan una recortada de caza. Los puedes encontrar en los restaurantes de carretera de toda Castilla la Mancha. Yo siempre compro perrunillas...
Anónimo ha dicho que…
Sin palabras, Zapateta.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e