Ir al contenido principal

EL CORREO DE MARI, LA PELUQUERA

Hola doctor, estoy mal. Qué le pasa, Mari. Que esta mañana he abierto mi correo y no tenía ni un mail. Siga. Pues eso, casi me da un patatús, vamos un ataque de ansiedad. ¿Es la primera vez que le ocurre? ¿El qué el patatús o el vacío en mi cuenta? Ambas. El ataque me dio la semana pasada cuando estaba cortándole el pelo a una señora, después le hice la cera en el bigote y después de un buen rato de cháchara y tirones me pregunta: ¿Te imaginas la vida sin Google? ¡Caray!

Y entonces le dio otro ataque... No, pero casi; me sentí como ahora: fatal, al borde del abismo. Creo que usted, Mari, debería caminar más. ¿Y eso? Mire, la combinación tijeras, cera caliente y correo electrónico es fatal; caminando con zapato plano empezará a verlo todo más claro. Eso me dijo mi vecino. ¿Rodolfo Lasparri*? Sí, estuve tomándome un té verde con él en el café Hasan, y me habló de lo explosivo de esa combinación. ¿Quiere que le recete Lexatín para pasar los próximos días? No, prefiero una vida electrónica más sana y dejar los tacones... pero sí, tomaré un poco de Lexatín.

Dos semanas después...

Doctor estoy mucho mejor. Qué bien, cuénteme. Caminando por la calle con zapato bajo llegué a la conclusión de que lo mío son las sopas de letras. Ah, muy bien. Ahora uso cera tibia y me pondo zapatillas para cortar el pelo. Veo que sabe cómo gestionar sus problemas. Lo intento, me ha ayudado mucho el microblogin. No se estrese. No, no, no me estreso. ¿No cree que debería postear no manera normal? Mis sopas de letras me piden Twitter... Y la cera blogin. Eso es. Bueno, Mari, Yo creo que encontrará el equilibrio, por cierto ¿ha recibido más mails? A pares, me piden más sopas y letras. Esto si que es un cuadro de evolución. Gracias doctor, ya estoy bien.
-------
* Nombre del tenor que daba vida el actor Walter Woolf King en Una noche en la ópera (Sam Wood, 1935).

Comentarios

Hache ha dicho que…
Ay ... dame el email de Mari anda, que le reenvie esos "en cadena que si no mandas te vendrán 100 años de mala suerte" ... a ver si se nos "ansia" y le quema el bigote con la cera a alguna clienta.
Dani Seseña ha dicho que…
Es que aún no me lo sé. Pero le gustará recibirlos. :)
Anónimo ha dicho que…
Es verdad,que cuando te aficionas a lo del correo,o los blogs y un dia o dos no participas,o recibes uno,parece que te falta algo,por lo menos a mi me pasa.Ultimamente estoy deseando que llegue mi rato de internet,y si no me falta algo.Por cierto me gusta mucho la peli que citas,es una de mis favoritas.Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
No sabes cómo te entiendo, Capitán. En cuanto a la peli, a cuál te refieres: a Última salida o a Requiem?

Salud!
Anónimo ha dicho que…
La de la foto,la de Rodolfo Lasparri,tengo la mayoria,por no decir todas.Un saludo y gracias por tus entradas en el Blog de Sacra.
Anónimo ha dicho que…
Tengo que reconocerlo,soy Marx-cinefilo
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
No hay que olvidar que la verdad está hay fuera. También esa clienta le van los deportes de riesgo!!! poner ansiosa a la peluquera mientras te corta el pelo... ese lujo sólo nos lo podemos permitir Dani y yo, que es difícil estropearnos el peinado.
Totalmente de acuerdo con capitán garfio. De los mails en cadena, no envíes tú un més y verás cómo adelgaza tu mail jaja.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e