Ir al contenido principal

EL CORREO DE MARI, LA PELUQUERA

Hola doctor, estoy mal. Qué le pasa, Mari. Que esta mañana he abierto mi correo y no tenía ni un mail. Siga. Pues eso, casi me da un patatús, vamos un ataque de ansiedad. ¿Es la primera vez que le ocurre? ¿El qué el patatús o el vacío en mi cuenta? Ambas. El ataque me dio la semana pasada cuando estaba cortándole el pelo a una señora, después le hice la cera en el bigote y después de un buen rato de cháchara y tirones me pregunta: ¿Te imaginas la vida sin Google? ¡Caray!

Y entonces le dio otro ataque... No, pero casi; me sentí como ahora: fatal, al borde del abismo. Creo que usted, Mari, debería caminar más. ¿Y eso? Mire, la combinación tijeras, cera caliente y correo electrónico es fatal; caminando con zapato plano empezará a verlo todo más claro. Eso me dijo mi vecino. ¿Rodolfo Lasparri*? Sí, estuve tomándome un té verde con él en el café Hasan, y me habló de lo explosivo de esa combinación. ¿Quiere que le recete Lexatín para pasar los próximos días? No, prefiero una vida electrónica más sana y dejar los tacones... pero sí, tomaré un poco de Lexatín.

Dos semanas después...

Doctor estoy mucho mejor. Qué bien, cuénteme. Caminando por la calle con zapato bajo llegué a la conclusión de que lo mío son las sopas de letras. Ah, muy bien. Ahora uso cera tibia y me pondo zapatillas para cortar el pelo. Veo que sabe cómo gestionar sus problemas. Lo intento, me ha ayudado mucho el microblogin. No se estrese. No, no, no me estreso. ¿No cree que debería postear no manera normal? Mis sopas de letras me piden Twitter... Y la cera blogin. Eso es. Bueno, Mari, Yo creo que encontrará el equilibrio, por cierto ¿ha recibido más mails? A pares, me piden más sopas y letras. Esto si que es un cuadro de evolución. Gracias doctor, ya estoy bien.
-------
* Nombre del tenor que daba vida el actor Walter Woolf King en Una noche en la ópera (Sam Wood, 1935).

Comentarios

Hache ha dicho que…
Ay ... dame el email de Mari anda, que le reenvie esos "en cadena que si no mandas te vendrán 100 años de mala suerte" ... a ver si se nos "ansia" y le quema el bigote con la cera a alguna clienta.
dsesena ha dicho que…
Es que aún no me lo sé. Pero le gustará recibirlos. :)
Anónimo ha dicho que…
Es verdad,que cuando te aficionas a lo del correo,o los blogs y un dia o dos no participas,o recibes uno,parece que te falta algo,por lo menos a mi me pasa.Ultimamente estoy deseando que llegue mi rato de internet,y si no me falta algo.Por cierto me gusta mucho la peli que citas,es una de mis favoritas.Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
No sabes cómo te entiendo, Capitán. En cuanto a la peli, a cuál te refieres: a Última salida o a Requiem?

Salud!
Anónimo ha dicho que…
La de la foto,la de Rodolfo Lasparri,tengo la mayoria,por no decir todas.Un saludo y gracias por tus entradas en el Blog de Sacra.
Anónimo ha dicho que…
Tengo que reconocerlo,soy Marx-cinefilo
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
No hay que olvidar que la verdad está hay fuera. También esa clienta le van los deportes de riesgo!!! poner ansiosa a la peluquera mientras te corta el pelo... ese lujo sólo nos lo podemos permitir Dani y yo, que es difícil estropearnos el peinado.
Totalmente de acuerdo con capitán garfio. De los mails en cadena, no envíes tú un més y verás cómo adelgaza tu mail jaja.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos