Ir al contenido principal

UN PALÍNDROMO PARA DOS HERMANOS BLOGUEROS

Justo hace años que no sabe nada de su hermano pequeño. Discutieron y Matías se fue a México a vivir. No por la discusión, pero ayudó. Eran grandes amigos. Los dos rondan esa edad típica en la que te llevas el golpe cuando un veinteañero te llama “señor”. Sí, esa.

Esto se lo contó Casandra (la panadera e íntima amiga de Lucrecia, la novia de Justo) a Casimiro mientras hacían cola en la puerta de la administración número (no me acuerdo) de Lotería. Y paquito “el kioskero” me lo contó a mí después. Ya os decía ayer que hacer cola da para mucho. Y la historia sigue.

Justo tiene un blog (que aún no conozco y espero descubrir en breve) sobre palíndromos y definiciones raras de diccionario. Recibe muchos comentarios y definiciones espontáneas de lectores que comparten afición por las dudas lingüísticas. En concreto tiene un fiel desde hace un año que no pasa un día sin que aporte un palíndromo. Por ejemplo: “Alá, yo soy de Mahoma, el Dios; oídle a Mohamed: yo soy Alá”, “Olí sal: en esa marrana su gas arde. Y si mi volumen emuló, vi mis yedras agusanar ramas en el asilo” o “Dábale arroz a la zorra el abad”.
Sí, seguro que ya os lo imagináis, era Matías. Estuvieron un año compartiendo palíndromos y definiciones, pero sin hablar de nada más. Un día, Matías le envió una pregunta: ¿Sabes qué es “Peche”? Y Justo le contestó: “Dícese del retal que cuelga de la chaquetilla de los toreros”. Matías se echó a llorar

Era la respuesta que Justo había escrito unos 15 años atrás una noche jugando al diccionario en familia. Todos cayeron y se llevó todos los puntos. Peche se convertiría desde entonces en palabra clave y cómplice entre ambos hermanos. Ahora mismo les estoy viendo tomarse un café en la terraza del Mínimus. Hay dos paquetes en la mesa envueltos para regalo; dos Blackberrys y el DRAE.

PD.: Peche: “Dicho de una persona: Flaca o enfermiza”.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
pita pita gorgorita
copifate ha dicho que…
"pita pita gorgorita a tiro groga tipa tip"
Anónimo ha dicho que…
Genial y laineg
Anónimo ha dicho que…
Yo también pondré un palíndromo, para no ser menos. Es uno que me enseñó "la de filosofía" y que guardé en los mensajes del móvil hasta que alguna mano "inocente" del bus 23 me lo arrebató del bolsillo de la chaqueta. Afortunadamente, lo memoricé. Esto va por ti, mamá, y por Cortazar: Átale demoniaco Caín o me delata.
Anónimo ha dicho que…
Qué bueno, Zapateta! Gracias!
Anónimo ha dicho que…
¡¡¡¡Bieeeen, Zapateta!!!!! estuve a punto de "soltarlo" yo, me alegra que lo hayas recordado.
Eva

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e