Ir al contenido principal

NI UN PAVO DE TUNO

Lucas se sienta todos los miércoles en el mismo banco del parque de la Fuente del Berro (Madrid), a la misma hora, con el mismo libro entre las manos: El Aleph. En el banco de enfrente se suelen juntar, también los miércoles, un grupo de amigos raperos a recitar sus temas. Muy cerca, un pavo real saca sus plumas animado por el jolgorio. Entre ambos bancos y sin mirar al pavo, ruedan ciclistas y patinadores siempre metidos en su propio mundo (cascos en orejas y mp3 en cintura o brazos).

Ayer pasó por ahí mi amigo “el negro” (que es prácticamente alvino). Enclenque y desmotivado en general, caminaba con las manos en los bolsillos, cabizbajo y con el ceño excesivamente fruncido. Se reconcomía pensando en el abandono al que le había sometido Julia. Tres años de relación pasto ya del pasado. Un rapero le tiró una nota, él respondió con una rima. Una reacción que le sobrevino espontánea, porque lo que se le pasaba por la cabeza era patear al rapero (al final se ‘desahogó’ con un tuno que ensayaba solitario en otro banco; me ahorro los detalles).

Lucas nunca ha abierto el libro. Nadie sabe muy bien a qué espera, pero ahí está… aguardando el momento. Los raperos no han escuchado jamás a Otis Redding ni a Wilson Picket, pero ahí están... Creen saber más música que nadie. Y de verdad, no lo hacen mal, pero se nota la ausencia de alguna referencia que otra. El pavo es joven y aún no sabe pelar la pava. Pero ‘el negro’ tiene toda la discografía de Ottis, de Wilson, está curtido en el tema de las relaciones (esto va por el pavo) y no hay cuento de Borges que no haya leído.

Entre pitos y flautas, entre rimas y palabras sueltas, entre plumas y avatares incómodos, ‘el negro’ antes de pagar su disgusto con el tuno, quiso poner una nota en común entre bancos. Aparcó la nota que le había tirado el rapero, arrancó su iPod de los bafles portátiles y colocó el suyo, enchufó The Midnight Hour a todo meter y antes de ponerse a cantar al mismo tiempo que Wilson Picket abrió el libro de Lucas y le dijo: aquí (señalando la primera página) empieza todo; Lucas sonrió agradecido… siguió leyendo. Los raperos impávidos… Y el pavo: comenzó a emitir un sonido gutural que parecía una carcajada.

El tuno, se llevó la peor parte.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Muy bueno!!!
Anónimo ha dicho que…
El respeto...es lo que se esta perdiendo a marchas forzadas,como la vida que llevamos.No me importa que alguien sepa,o crea saber mas musica que yo,lo que si me importa,es que se me pierda el respeto,tanto a mi,como a cualquier persona.Un saludo.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e