Ir al contenido principal

PASEOS CORREOSOS

Javi tiene un problema. Siempre ha querido tener un perro, pero no puede porque es áltamente alérgico. No conforme con su condición, se compró una correa. Le gusta mucho la parafernalia canina. Además, cuando pasea con una correa que acaba en el suelo la gente que pasa por la acera contraria no sabe que no lleva perro; o sea que tiene –de cara a ellos- coartada para hablar con su animal sin que parezca extraño. No ocurre así con los que vienen de frente o por detrás… En esta ocasión finge que ha soltado a su mascota y que la está buscando.

Lo hace con mucha soltura, pero la gente del barrio ya empieza a preguntarse dónde está el perro de Javi. ¿Alguien lo conoce?

Pero el problema al que me refiero es que ahora está encaprichado con un casco de moto. No un casco cualquiera, no. Es uno de esos que venden en tiendas de moda tipo retro. Como os imaginaréis, no tiene moto. Le dan miedo. Se lo ha comprado y ahora pasea protegido por el casco retro y con la correa arrastrada por el suelo. Es un crak.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Es el mundo de las apariencias. Ejemplo: En el antiguo Congo Belga, un comerciante libanés vendía con mucho éxito plumas estilográficas con llamativos capuchones de marca para llevar en el bolsillo superior de la camisa, pero vacías por dentro. Lo que practica Javi es la "elipsis visual". En la II guerra mundial, un preso evadido se atravesó los campos y fronteras de media europa junto a una vaca.
Por cierto Buñuel fue el inventor en el cine de la elipsis sonora: terminando una escena se oían campanas que pertenecían ya a la escena siguiente.
Enhorabuena por ese blog
Dani Seseña ha dicho que…
Gracias por comentario tan interesante. Si javi se entera que lo suyo es una "elipsis visual", es posible que se tropiece y caiga al suelo (por aquello del ciempiés y su desconocimiento sobre suforma de coordinar los pies).

Lo dicho, gracias por tu aportación.
Hache ha dicho que…
¡Cuántos Javi hay por el mundo!

En la calle Gran Vía, en hora punta, a montones. Te lo digo yo ...

;)
Anónimo ha dicho que…
Ya, pero cuántos de ellos llevan un casco retro y una correa sin perro...?

Un saludo, H
Anónimo ha dicho que…
Las cosas que vemos son lo que parecen, pero pueden ser otra cosa. La Gran Vía puede estar llena de gente que parecen guardias o bolivianas o un emigrante subsahariano. Llevan la correa o el casco que a cada disfraz corresponde y nosotros al mirar hacemos la elipsis. Es un juego compartido. Alguno puede que no sea guardia, la boliviana es francesa y el negro es un niño adoptado español del barrio de Moratalaz. Lo que está claro es que Javi domina el juego.
Anónimo ha dicho que…
Lo domina y mucho, es más creo que ahora le ha echado el ojo, en una "alte" ferretería a una llave inglesa de grandes tuercas. En su casa sobran los tornillos, pero las tuercas...
Hache ha dicho que…
anónimo, prestaré atención a lo que dices en mi próximo paseo por la Gran Vía. Miraré con ojos propios, para ver lo que realmente hay.
Anónimo ha dicho que…
En el comentario anterior quería decir "alta". Me haré mirar la errata.
Anónimo ha dicho que…
Cada dia mejor!!!!Enhorabuena Dani
Evaladefil
Anónimo ha dicho que…
¡Qué te voy a decir, Eva, gracias! Al menos lo intento.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e